Chile: Colectivos feministas y mapuches contra el acuerdo entre partidos

AAVV / Foto: @migrarphoto
Voces contra el acuerdo entre los partidos políticos chilenos para reformar la constitución: Alianza Territorial Mapuche, Coordinadora Feminista 8M, Parlamento mapuche Koz Koz y Colectivo Caracol

Posición de la Alianza Territorial Mapuche frente a los acuerdos cupulares de las élites chilena para una nueva constitución

“Los territorios y grupos movilizados tienen sus voceros y ellos son los únicos que nos representan. Ellos deben formar una Asamblea de Naciones y Movimientos permanente que evalúe y ajuste los avances en la implementación de derechos, pero sin trampa”.

1. La movilización social debe continuar para que se consideren los derechos de la gente. De lo contrario se diluirá todo como ya ocurrió en 1990. No nos dejemos confundir por los acuerdos de la plutocracia chilena, ni por los que negocian individualmente a costa de todo un movimiento. Allí están los que culpan solo a la historia y no a quien da la orden de disparar contra el pueblo, también los que llaman a pacificar como si la violencia no fuera generada por la injusticia y la destrucción que diseñan las élites.

2. Solo la aplicación de las normas del AzMapu (derecho de la tierra y su gente) puede generar un cambio eficaz para lo que llaman nueva constitución. El sistema electoral solo asegura participación en cualquier elección popular a los mismos de siempre y a sus empleados infiltrados como dirigentes sociales. La trampa del quórum de 2/3 es una herencia dictatorial inaceptable, que se vuelve a imponer.

Los territorios y grupos movilizados tienen sus voceros y ellos son los únicos que nos representan. Ellos deben formar una Asamblea de Naciones y Movimientos permanente que evalúe y ajuste los avances en la implementación de derechos, pero sin trampa.

3. Es fundamental una norma urgente que obligue a enjuiciar y castigar ahora a los autores intelectuales y materiales de las muertes, mutilaciones y violaciones de los últimos días. El principal responsable es Sebastián Piñera, representante de la mafia que gobierna.

Otras medidas urgentes deben ser aplicadas a partir de los acuerdos de la gente movilizada para frenar desde ya los abusos sobre la tierra, el agua y la vida humana.

4. Finalmente, llamamos a recordar siempre que la claridad de los pueblos debe superar los intentos de confundir de la elite política la cual, luego de nutrirse y fortalecerse de la mentira por 30 años, no cambiará, pues ahora solo culpa a la constitución pinochetista de esos 30 años de saqueo y expoliación del territorio y su gente.

Comité político ATM, desde Wallmapu o país mapuche

Fuerza y alegría hermanos y hermanas

Fuente: mapuexpress.org


Coordinadora Feminista 8M
Las feministas decimos: este no es nuestro acuerdo


No a la impunidad. Este acuerdo salva de su propia crisis a un gobierno criminal que ha gobernado con las manos manchadas con sangre. No permitiremos negociaciones que validen la permanencia de un gobierno que es responsable político de las muertes, mutilaciones, violencia política sexual, torturas, persecución, secuestros y desapariciones. Este acuerdo es un pacto por arriba para seguir reprimiendo y persiguiendo a los pueblos en total impunidad.

La Convención Constituyente está lejos de la demanda que hemos exigido en las calles, es un nuevo congreso a la medida de los partidos, a la medida de quienes causaron esta crisis y que han administrado la precarización de nuestras vidas.

Este acuerdo se cerró a espaldas de los pueblos entre gallos y media noche entre partidos que no tienen más de un 5% de aprobación. No participaron de esto quienes han protagonizado las movilizaciones de estas jornadas de rebelión, buscan convertirnos en espectadores una vez más. Ni siquiera se acuerda un mínimo de poner freno a las reformas precarizadoras de este gobierno. Nuestros acuerdos se está construyendo en las asambleas, cabildos, en las calles y otros espacios donde hemos levantado demandas por un cambio inmediato en nuestras condiciones de vida.

Desde la Huelga General Feminista del 8 de marzo nos prometimos no volver nunca más a la segunda fila y hoy reafirmamos más que nunca que no dejaremos de ser protagonistas de nuestras vidas.

Nos llamamos a seguir movilizadas, salir a las calles, organizarnos en las asambleas de todos los territorios y a defender nuestra propia fuerza. Nos hemos encontrado, no vamos a soltarnos más.

Que se vaya Piñera nosotras nos quedamos
Hoy más que nunca SOMOS+

Fuente:@coordinadorafeminista8M

 


Parlamento mapuche Koz Koz

El parlamento mapuche de Koz Koz, en el contexto de las movilizaciones sociales por las justas demandas que aúnan a los pueblos del territorio llamado chile y desde nuestro Wallmapu declaramos lo siguiente:

1.- Rechazamos rotundamente el acuerdo de paz social del gobierno y parlamentarios, quienes han ignorado y excluido automáticamente los procesos de asambleas (y cabildos) como mecanismos de participación directa de los pueblos movilizados por una justicia social y cambio en la constitución política que garanticen los derechos sociales, políticos y culturales a través de una asamblea constituyente, que se ha venido realizando desde los territorios. El mencionado acuerdo de paz y quienes lo firman tienen una profunda mirada colonialista, los mismos que han gobernado para el modelo neocolonial, neofacista, racista y represor, pretenden poner las reglas de su juego para ahogar, confundir al movimiento social, que levantan un nuevo proyecto político nacional que esta naciendo desde los pueblos.

2.- Esta maniobra política elitista y desquiciada, ante su propia deslegitimación y sin representación, solo busca crear una base para seguir usurpando el poder; ratificando nuevamente su oportunismo para coludirse como siempre lo han hecho con el poder económico; para eso están intentando controlar las decisiones de los pueblos y de los movimientos sociales. Los políticos corruptos, retrógrados y podridos mencionados en este acuerdo, finalmente han tendido un salvavidas a Piñera y su gobierno frente a la crisis social que ellos mismos han alimentado a fin de cuidar sus propios privilegios. Como parlamento mapunche de Koz koz, declaramos que su acuerdo no tiene ninguna valides ante los pueblos movilizados, quienes exigimos justicia y garantías sociales en salud, educación, pensiones dignas, cuidado y recuperación de los bienes comunes como el agua, la tierra, el territorio, nuestras culturas, la buena convivencia en un país plurinacional.

3.- Denunciamos además que el “acuerdo de Paz” no estando en guerra, lo asumen en directa complicidad con el gobierno sin reconocer, ni asumir la violencia de estado hacia el pueblo que ejerce su legítimo derecho a manifestarse ante tantas injusticias, ocupando el mismo montaje de la campaña del terror impuesta por Piñera “estamos en guerra con un enemigo poderoso”, y su estado de excepción, para nuestro pueblo la aplicación de ley antiterrorista, con esto invisibilizan los atropellos, violaciones a los derechos humanos, cometidos por las fuerzas militares y de la policía, bajo estos gobiernos. Por tanto, exigimos justicia y cárcel para los responsables de altos cargos políticos y mandos militares y policías, quienes dieron órdenes y ejecutaron asesinatos, violaciones, desapariciones y mutilaciones. Y nuestro rechazo legítimo y necesario a los firmantes de este acuerdo que una vez más se han puesto del lado del opresor.

4.- Los plazos que han establecido este acuerdo apuestan a la desmovilización y aleja la posibilidad de cambios reales, siendo la asamblea constituyente una demanda real y necesaria que requiere un tiempo para su construcción. Al mismo tiempo existen demandas que se pueden abordar y solucionar si existiera voluntad política para avanzar en los cambios urgentes que el pueblo seguirá exigiendo , nacionalización del agua, no más AFP, educación, salud, devolución inmediata de nuestros territorios mapunche en trámite institucional. etc. 5.- Expresamos nuestra convicción de que no puede haber cambios reales si no se considera a los pueblos originarios, en la construcción de una nueva sociedad, hoy más que nunca reafirmamos que el buen vivir es la opción de vida que puede ayudar a reconstruir una sociedad justa y solidaria. Para esto es necesario conformación de un estado plurinacional que garantice el respeto y la libre determinación de los pueblos y la devolución de nuestros derechos al territorio y los bienes naturales.

Territorio Wallmapu, Panguipulli 15 de noviembre de 2019

Fuente: mapuexpress.org


Colectivo Caracol: Educación Popular – Comunicación Popular – Sistematización Militante

¿Qué es lo que se firmó anoche?

1. Lo que se firmó anoche a las 3:00 a.m. no es un “Acuerdo Histórico Nacional” como quiere venderse. Es nada más que una propuesta realizada por la gran mayoría de la clase política civil. Anoche no firmó ningún representante del movimiento social, ni Unidad Social, ni las Asambleas Territoriales. Ningún obrero, jubilada, estudiante, trabajadora doméstica o temporero estuvo presente y firmó ese papel… ¡ni siquiera lo firmaron todos los partidos! Por eso, es simplemente eso: una propuesta que viene desde un sector desprestigiado de la sociedad. Por ello, es deber nuestro ahora ver si la aceptamos o la rechazamos. Acá nada ha terminado, por mucho papel blanco que compren para tapar la sangre que hay en la Plaza de la Dignidad.

2. Lo que se firmó anoche fue solo una propuesta de cambio constitucional, no un “Acuerdo de Paz”. Si fuera de “paz” es porque se asume que antes hubo una guerra. En Chile no hubo ni hay guerra, lo que hubo -y sigue ocurriendo- es un proceso sistemático de violación a los derechos humanos por parte del gobierno de Piñera. Es decir, terrorismo de Estado. Ese juego de lenguaje que hace el poder de los de arriba es solo para confundirnos.

3. Lo que se firmó anoche fue un pacto de la clase política civil para devolver la gobernabilidad, de espaldas al pueblo movilizado. Los únicos que ganan con esto son: primero, el gobierno dictatorial de Sebastián Piñera ya que esto le permite ganar tiempo, dividir al pueblo movilizado y preparar su salida impune y b) el gran empresariado que es el único que ha salido a celebrar el acuerdo1. Tal como ocurrió en Dictadura cuando Alianza Democrática (futura Concertación) negoció con Pinochet para respetar su calendario, la Concertación con casi la totalidad del Frente Amplio le dieron una sobrevida al gobierno que nos reprimió, torturó, mutiló, violó y asesinó, permitiéndole terminar su mandato. Y eso se llama traición al pueblo y complicidad con sus crímenes.

4. Lo que propone la clase política civil no es una Asamblea Constituyente, sino una Convención Constituyente. Por eso, como señalan en su punto 4, para elegir a los representantes se utilizará el mismo método para la elección de diputados (el método D’Hondt) que obliga a formar listas con los partidos políticos existentes, impidiendo que se presenten independientes (y si se presentan, que tengan que sacar más votos que toda una lista para ganar). Es decir, esta Convención no estará compuesta por “ciudadanos” ni representantes de los movimientos sociales y populares, sino por quienes designen los partidos políticos ya existentes. Además, da la posibilidad de que políticos actualmente en ejercicio renuncien a sus cargos para ser delegados constituyentes, lo que le facilita el trabajo a la derecha y la Concertación de mover sus máquinas electorales a partir de los recursos que tienen (y que le entrega el gran empresariado). Con esto, han demostrado que los Cabildos Abiertos que se han desarrollado por todo Chile no les interesan, porque no les interesa la deliberación popular.

5. El veto de los 2 / 3 es la trampa que inventó Jaime Guzmán para la Constitución del 80 aplicada a la nueva realidad. Con ello, la derecha asegura que la Constitución sea mínima (es decir, que muy pocas cosas logren acuerdo y queden en el texto final) y lo que no logre esos 2 / 3 quede a merced de leyes discutidas posteriormente en el Congreso (donde tienen mayor poder).

Para los que estamos abajo y, desde abajo, nos movilizamos

6. Esta propuesta, con todas sus falencias, es una respuesta a nuestra capacidad de hacer temblar el modelo levantado por Pinochet y Guzmán y administrado por la derecha y la centro-derecha (Concertación). Sin embargo, es insuficiente. Por eso, ahora debemos ser nosotras y nosotros los que propongan:

a) Asamblea Constituyente (no Convención Constituyente).

b) 100% de representantes elegidos por el pueblo.

c) Prohibición de participar a personas que hayan sido elegidas en cargos de representación en los últimos 30 años.

d) Cabildos locales vinculantes, desde los cuales se propongan a los delegados y delegadas constituyentes.

e) Asegurar participación paritaria y con un mínimo de 10% de delegados y delegadas de pueblos originarios.

e) Quorum de aprobación de 3/5 en la Asamblea Constituyente. Y frente a disensos, que se resuelvan a partir de un plebiscito.

f) Que los delegados/as constituyentes no pueden volver a postularse a cargos de representación popular al menos en 5 años.

7. Debemos rechazar esta propuesta de la clase política civil y levantar una propuesta propia con urgencia. Para ello, pueden ser referentes válidos para levantarla tanto Unidad Social como las Asambleas Territoriales que están en proceso de articulación (¡proceso que debe acelerarse!). Nuestro pueblo es sabio y sabrá apoyar cualquier propuesta que venga desde abajo.

8. Si aceptamos esta propuesta de la clase política civil, les estaremos mandando el siguiente mensaje: ustedes pueden resolver este conflicto, sin el pueblo y sin la calle. Ello implicará una enorme frustración por parte de importantes sectores del pueblo movilizado, un reflujo no organizado que puede caer en la apatía y en el divisionismo extremo, lo que solo fortalece a la ultraderecha.

8. Con este pacto entre gallos y medianoche le dieron un respiro al Gobierno de Piñera (por eso los únicos que celebraron hoy fueron los capitalistas especulativos, a los que la prensa llama “los mercados”). Ahora, la derecha instalará el juego del divisionismo, que nos tiene debatiendo puntos y comas de SU propuesta, no de la nuestra. El segundo paso será hacernos pelear entre “moderados” y “extremos”, y bajo el discurso del “realismo político” empujarán a los sectores “moderados” de nuestro pueblo a demonizar a las y los que sigan movilizados. Solo recuerden que si hubiésemos sido moderados, nada de esto tendríamos y seguiríamos en el cómodo silencio anterior.

9. ¡Extrema atención a este punto! Todo este pacto de las élites se generó después de que lograron unirse, por un día, la clase trabajadora organizada con el pueblo movilizado en las calles uniendo las dos formas de lucha: el Paro Nacional con la protesta popular. Tanto fue el terror de las élites que la prensa lo repitió una y otra vez: “Esta es la jornada más violenta de todas” y Piñera se reunió de urgencia y negoció con los militares un nuevo estado de excepción (que no le funcionó). De ese terror nació esta propuesta urgente encabezada por el presidente de Renovación Nacional Mario Desbordes. Por lo mismo, de aquí en adelante, debemos potenciar esa herramienta de lucha, para lograr los tres objetivos que aun quedan:

a) Renuncia de Piñera y creación de una Comisión de Verdad, Justicia y Reparación para las miles de víctimas del Terrorismo de Estado de estas más de tres semanas.

b) Aprobación de la Agenda Social que propone el movimiento social (sintetizada por Unidad Social)

c) Asamblea Constituyente con protagonismo popular (y no de la clase política civil).

¡A no abandonar la calle y fortalecer los órganos deliberativos populares!

¡El nuevo Chile lo haremos desde abajo y sin permiso!

Fuente: colectivocaracol.org