A cuatro años de la masacre de Curuguaty

Nota y foto: Movimiento 138
El 15 de junio de 2012 un enfrentamiento en una toma de tierras en Curuguaty, Paraguay, dejaba 11 campesinos muertos y servía de excusa para el golpe contra Lugo. Los sobrevivientes, además de perder a sus familiares y sus tierras, enfrentan actualmente un juicio por aquellos hechos. En recuerdo de estos hechos compartimos el comunicado y un video realizado por el Movimiento 138.

Se cumplen 4 años del infame episodio conocido como la Masacre de Curuguaty, ocurrido el 15 de junio de 2012 en el departamento de Canindeyú, Paraguay. Una vez más, nos juntamos a recordar ese nesfasto día en el que las mafias sellaron con sangre el destino del país. La Masacre de Curuguaty demuestra el poder y los pocos escrúpulos que tiene la oligarquía terrateniente, que actúa en articulación con las transnacionales y ocupa todos los poderes del Estado Paraguayo.

Aquel triste día en pocos minutos se terminó con la vida de 17 personas para continuar con la escandalosa acumulación fraudulenta que tiene como protagonistas a los sectores dominantes, y también para desalojar del gobierno a un presidente electo democráticamente.

Lamentablemente, esta Masacre es solo un episodio reciente en la triste historia de desposesión del campesinado paraguayo. Pero esta vez, estamos decididos a no caer en la desmemoria y eso nos convoca a juntarnos. Jamás permitiremos el olvido como tampoco dejaremos de buscar justicia para las víctimas y libertad para los inocentes perseguidos.

El juicio absurdo que está culminando en Paraguay, pretende castigar a los campesinos por buscar tierra para vivir y así garantizar que los sojeros puedan continuar saqueando al pueblo. Los campesinos son inocentes y no existe elemento alguno para sostener una  acusación, un juicio, menos aún una condena en el marco de un proceso plagado de irregularidades, que demuestra la manifiesta parcialidad de los funcionarios de la justicia.

Una vez más reclamamos la libertad de los campesinos y campesinas, presos políticos por la Masacre de Curuguaty. Un país que pretenda ser considerado democrático, no puede tener presos políticos y es por ello que exigimos la inmediata libertad de los procesados. Asimismo, exigimos una verdadera investigación seria que considere todas las pruebas y condene a los verdaderos culpables por la muerte de las 17 personas y los cientos de damnificados por este lamentable hecho.

Agradecemos el acompañamiento y la solidaridad de todas las personas de diferentes lugares del mundo que en estos años han apoyado la causa, a la vez que llamamos a redoblar los esfuerzos en estos minutos decisivos en los que se intenta ocultar la verdad y condenar a quienes en realidad son víctimas.

Al mismo tiempo, levantamos la voz para comunicar a todas las familias de Marina Kue, que “No los olvidamos y luchamos con ustedes”. Es tiempo de libertad.

Marina Kue, pueblo mba’e.

Esta es nuestra palabra.

Movimiento 138. Colectivo de resistencia cultural (Paraguay/Argentina).