De Temer, palo y a la bolsa

Zur / Foto: FB de Marcel Di Stefano
Los sectores dominantes avanzan rápidamente en Brasil, recortan presupuesto público y reprimen a quienes se oponen. Palo y a la bolsa, la construcción hegemónica del progresismo parece desvanecida.

El gobierno de Temer acaba de aprobar en el senado el congelamiento del gasto público por 20 años, para ello debió elaborar una enmienda constitucional que fue resuelta velozmente a pesar de la oposición de los movimientos sociales.

En el día de ayer (martes 29 de noviembre) más de 25 mil personas se movilizaron a Brasilia para demostrar su rechazo, la policía reprimió a los manifestantes con gases lacrimógenos y pimienta y balas de goma. Todos los registros dan cuenta de una reacción desmedida de las fuerzas represivas, que al parecer tiene las manos sueltas del gobierno para responder a sus detractores. La derecha brasileña no pierde tiempo y en solo semanas sacó del gobierno a la presidenta Dilma y aprobó un paquete de medidas de ajuste profundo, terminando con muchas de las principales políticas tímidamente distributivas emprendidas por el PT.

El ingreso violento de la policía a la Escuela del MST, la protesta de un centenar de personas que lograron entrar al parlamento pidiendo intervención militar, junto a la escalada general de la represión presentan un panorama complicado donde la derecha cambió el escenario político en poco tiempo, sin grandes interpelaciones populares lo que le otorga legitimidad. Es momento de acompañar a nuestros hermanos brasileños que sufren la represión ahora y sufrirán el recorte luego, nuestro aporte es difundir lo sucedido ante el silencio generalizado de los medios locales.