Despojos y desalojos: solidaridad con los pueblos en lucha en Ecuador

Lorena Rodríguez / Foto: CONAIE
El gobierno de Rafael Correa aliado a una multinacional minera china arremete contra el pueblo Shuar y una organización ecologista de larga trayectoria en el país. Ocupación y despojo de territorios ancestrales de pueblos originarios por parte de las fuerzas armadas y posterior instalación de proyectos extractivos, es el modus operandi en todo el continente que no diferencia progresismos o gobiernos neoliberales.

Por unas monedas, por unas benditas monedas más que le permitan terminar “victorioso” su ciclo, bajo el gobierno de la llamada “revolución ciudadana” del Presidente ecuatoriano Rafael Correa, se ha exacerbado el despojo. La violencia ejercida contra un pueblo organizado que rechaza el avance del modelo extractivista no resulta nada nuevo para Ecuador y el resto de nuestra América, y ha caracterizado a la autoritaria administración de Rafael Correa, una administración que en alianza con el capital intenta someter a un pueblo en resistencia y hacer desaparecer a una de las organizaciones no gubernamentales con reconocida trayectoria de defensa de los derechos de los pueblos indígenas y de la Naturaleza en Ecuador. Las fichas se vienen moviendo descaradamente rápido, y la obviedad de la vinculación entre los últimos sucesos es contundente: la desterritorialización del pueblo Shuar, y la tan deseada disolución de Acción Ecológica, obstáculos a la anhelada extracción minera que se pretende de un respiro más al progresismo de Correa, para mantener su aparato represivo, su desplegada burocracia y las migajas distribuidas entre los y las más pobres a costas de la desaparición de fuentes de vida y cultura para pueblos enteros.

Desde este lunes por la mañana vienen circulando por las redes sociales denuncias, exigencias y condenas a la militarización del territorio Shuar y a la violencia estatal ejercida hacia el Pueblo Shuar en resistencia al desarrollo de un megaproyecto minero. Mientras tanto, se multiplican los mensajes de apoyo y las movilizaciones, organizaciones hermanas se solidarizan con la lucha de un pueblo que exige nada más y nada menos que vivir una vida digna. Pero ¿qué conocemos sobre el Pueblo Shuar desde este extremo del continente?

No es la primera vez que el Estado ecuatoriano entrega el territorio al capital, pretendiendo despojar del espacio de vida y de reproducción de la cultura a una nacionalidad que ha enfrentado históricamente el saqueo. Los Shuar fueron el único pueblo que resistió a la colonización española en los siglos XVI y XVII, expulsando de sus territorios a quienes sólo buscaban oro, y un nuevo ciclo de despojo del territorio Shuar ha sido disparado por el afán de extracción de recursos minerales.

“El intento de las empresas chinas de que sea el segundo megaproyecto en marcha sobre territorio Shuar solo es un paso más en la construcción de un gran distrito minero en toda la zona, que afectaría a la totalidad de su territorio”1.

El proyecto Mirador, concesionado a la empresa china Ecuacorriente al sur del territorio Shuar, es el primer proyecto de minería a cielo abierto de gran escala que se pone en marcha en el país. La nacionalidad Shuar se ha mantenido firme en su rechazo a la explotación minera durante los últimos años, señalando la falta de consulta previa en la designación de las concesiones y megaproyectos mineros, violando el derecho amparado por el Convenio 169 de la OIT y suscrito por el gobierno ecuatoriano. En agosto de este mismo año ya se había concretado una oleada de desalojos violentos, y más tarde, en noviembre, el estado ecuatoriano desplegó sus fuerzas militares y cuerpos policiales en el territorio en respuesta a la toma de un campamento minero de la empresa china en Panantza (provincia de Morona Santiago). El pasado sábado 17 de diciembre varios habitantes de la parroquia Panantza, “fueron capturados por policías y militares acampados en San Juan Bosco y Panantza, en circunstancias ajenas a cualquier causa para el que se dictó el estado de excepción” y a media mañana inició la incursión militar en San Carlos. “Los militares y policías basan su búsqueda en la lista que obtuvieron cuando dos empleados Shuar de la minera proporcionaron al azar 41 nombres de indígenas y los responsabilizaron arbitrariamente de los hechos del 21 de noviembre cuando tomaron el campamento minero en Nankints, lugar donde la comunidad Shuar fue desalojada el pasado 11 de agosto para dar paso a los trabajos de la minera EXSA”2.

Acto seguido, desde ayer martes 20 de diciembre circulan por las redes sociales pedidos de solidaridad frente a los intentos de disolución de la organización Acción Ecológica, enviada por el Vice-Ministro de Seguridad Interna al Ministro del Ambiente, alegando que la organización se desvía de los fines y objetivos para los cuales se ha constituido, en respuesta al llamado de alerta por la violación a los derechos humanos de las comunidades que viven en la zona a ser explotada y en respuesta a la difusión por parte de dicha organización, de los graves impactos ambientales y al ecosistema que resultarían de la actividad extractivista en la Cordillera del Cóndor. “Debemos decir, que son precisamente estos objetivos por los cuales se constituyó Acción Ecológica, como lo señala el artículo 2 de nuestro estatuto: Promover la defensa de los derechos de la naturaleza con el fin de asegurar la preservación de un medio ambiente sano y alcanzar los derechos del buen vivir, promoviendo el respeto integral”3. 

Esta organización ya había sido clausurada por el gobierno de Correa en 2009, por las mismas razones que vuelven hoy a argumentar. Debido a las repercusiones que tuvo en su momento a nivel internacional, con miles de personas, organizaciones, movimientos en Ecuador y en el mundo alzando la voz contra una medida injusta y arbitraria, pudieron retomar actividades, aunque no sin una constante y descarada vigilancia.

Desde este rincón del sur, frente al despojo en manos del avance extractivista, facilitado por una alianza entre el gobierno de Correa y el capital, compartimos los pronunciamientos y llamados a la solidaridad con el pueblo Shuar y organizaciones como Acción Ecológica en defensa de los derechos humanos y la Naturaleza.

Desde el colectivo Miradas Críticas del Territorio desde el Feminismo, se alza la voz de denuncia ante la militarización y el hostigamiento en territorio Shuar, recordando que quienes más sufren el despojo son las mujeres y la infancia: “Sabemos que cuando los territorios se militarizan los cuerpos femeninos son usados como objeto y objetivo militar, son usados para el ultraje, son empleados como canje en aras del control territorial. Queremos que se coloque la mirada en como esta violencia en contra de la nacionalidad shuar afecta especialmente la vida de las mujeres, los cuerpos de las mujeres. Queremos que se centre la mirada en como la extrema violencia utilizada por el gobierno al militarizar el territorio expone los cuerpos de las mujeres para que sean tomados  como parte de la “apropiación” de los territorios.”

Ver pronunciamiento completo aquí: https://territorioyfeminismos.org/2016/12/20/pronunciamiento-a-favor-de-...

Para la recolección de firmas en solidaridad con la situación de Acción Ecológica, en peligro inminente de ser disuelta y verse obligada a desalojar, pronunciamiento de Maristella Svampa http://movimientom4.org/2016/12/accion-urgente-al-gobierno-ecuatoriano-contra-la-doble-caceria-extractivista/

 


[1]

Fuente: Manifiesto en defensa del territorio shuar Colectivo de Geografía Crítica del Ecuador. http://geografiacriticaecuador.org/2016/12/18/manifiesto-en-defensa-del-territorio-shuar/

[3]

Fuente: ACCIÓN ECOLÓGICA. Quito, 20 de diciembre de 2016 http://www.accionecologica.org/component/content/article/2056-2016-12-20-23-42-51 )