Dime a quién votas…

José ‘’Bebo’’ Ramirez y Agustina Grenno / imagen: Zur
Se realizaron las elecciones internas para dirimir candidatos a la presidencia de la república. Con una participación menor al 40% los resultados no dejaron de resonar en la conversaciones cotidianas y en los medios masivos de comunicación.

El pasado primero de junio se llevaron a cabo las elecciones internas en Uruguay, de las que se desprenden los futuros candidatos a las elecciones presidenciales de octubre. Como era de esperar, la cantidad de votos emitidos no alcanzó siquiera al 40% del padrón electoral. Siendo la más baja desde que comenzaron las internas allá por 1999 cuando el 53% de los habilitados fueron a votar.

Las candidaturas a la presidencia tanto por parte del Frente Amplio (FA) como del Partido Colorado (PC) estaban prácticamente definidas. Tabaré Vázquez y Pedro Bordaberry ganaron con un amplio margen a sus respectivos contrincantes, Constanza Moreira (FA) José Amorín Batlle (PC) y Manuel Flores Silva (PC).

Por su parte, el Partido Nacional (PN) presentaba a priori la interna más disputada, ya que tanto Jorge Larrañaga como Luis Lacalle Pou aparecían según las encuestadoras como dos candidatos con igual intención de voto. Pese a esto, Lacalle Pou obtuvo una diferencia de 10 puntos porcentuales respecto de su competidor, resultando electo candidato presidencial por el PN.

Consecuencias inmediatas

En la interna del PC, el candidato presidencial Pedro Bordaberry (quién ya lo había sido en las elecciones del 2009) reiteró su disposición a debatir con el resto de los candidatos, e instó a sus colaboradores a redoblar el esfuerzo de cara a octubre.

En el Frente Amplio, la derrotada Constanza Moreira afirmó que “ganamos todos’’, mientras que Tabaré Vázquez presentó una serie de 10 medidas que serán pilares fundamentales en su campaña de cara a una posible segunda presidencia (tercera consecutiva de su fuerza política).

Luis Lacalle Pou, el candidato sustancialmente más joven, ocultó su algarabía dando una imagen de tranquilidad y responsabilidad. Entre tanto, Jorge Larrañaga aceptó su derrota, felicitó a su contrincante y dejó a entre ver un posible alejamiento de la orgánica del PN, aclarando que de aquí en más sería él quién decidirá el lugar desde el cuál trabajará por su partido.

Las 10 de Vázquez

1 – Sistema Nacional de Cuidados: prioridad en la primera infancia, en las personas con discapacidad y en los adultos mayores.

2 – Descentralización: Fortalecer los municipios en materia de decisiones y recursos económicos.

3 -  Digitalización del gobierno: Profundizar en la utilización de internet para la realización de trámites públicos. Entrega de una Tablet para cada jubilado.

4 – Enseñanza: Eliminar la deserción estudiantil en el Ciclo básico liceal y asegurar la permanencia de los jóvenes dentro del sistema educativo.

5 – Vivienda: Atención a decenas de miles de familias que no tienen las necesidades básicas habitacionales cubiertas.

6 – Impuestos: Reducción de impuestos indirectos. Proyecto de ley que involucre el pago del IRPF para aguinaldos y salarios vacacionales por fuera de las demás retribuciones.

7 – Inversiones: Política de fortalecimiento de la infraestructura en materia vial, ferroviaria, portuaria, energética, de telecomunicaciones, entre otras.

8 – Seguridad: Combate a la delincuencia sin dejar de atender sus causas, integrando políticas sociales, laborales, preventivas y represivas, utilizando la tecnología. También la eliminación de la pasta base y el narcotráfico.

9 – Innovación y desarrollo productivo: Impulsados bajo participación público privada.

10 – Plan Nacional de Cultura Democrática y Humanista: Desarrollo de programas de inclusión social que busquen reducir la violencia y fomentar los valores democráticos y humanistas.

Con votos extra

Lacalle Pou durante toda la campaña electoral se diferenció de Larrañaga mediante un discurso optimista, de paz y no agresión ante claros discursos de firmeza y mano dura contra la delincuencia por parte de su contrincante, quién en las elecciones del 2009 se perfiló con un papel de ‘’mediador’’ entre el PN y José Mujica. ‘’Está muy bien el maracanazo, pero quiero ganar el Mundial del 2014’’ puntualizó Lacalle chico.

No habría que descartar el hecho de que algunos frenteamplistas votaran al hijo de Luis Alberto Lacalle en la interna del PN, entendiendo dicho voto como estratégico de cara a octubre. Por lo tanto el escenario político que se configuró para las elecciones presidenciales parece estar más polarizado con Lacalle Pou en lugar de Jorge Larrañaga. Éste último era un posible catalizador de determinados votos ‘’fugados’’ del FA, a los cuáles les duele más apoyar al hijo de Lacalle.

Los ovarios

La senadora Constanza Moreira, con pocos recursos y poco apoyo por parte de los sectores que integran su fuerza política jugó su partido en un interna definida de antemano. La apoyaron sectores nuevos y el histórico Partido por la Victoria del Pueblo (PVP). Pese a ello no tuvo una mala votación, ya que su intención de voto presentó un crecimiento a los largo de los últimos meses, alcanzando aproximadamente un total de 18 puntos porcentuales.
Puede entenderse su candidatura como una forma de atenuar la crisis que vive el FA en cuanto a la carencia de figuras políticas nuevas que signifiquen la renovación del partido y lo proyecten a futuro. Incluso, Tabaré Vázquez es el candidato más viejo respecto de los candidatos del PN y del PC, lo cual abre la suspicacia para que su compañero o compañera de fórmula sea alguien más joven.

Los olvidados

En las pantallas de las televisoras uruguayas no se vieron reflejadas las minorías, en las que si bien no se jugaba ninguna candidatura, también son expresión de la manifestación de cierta parte del electorado uruguayo.

La izquierda no frentista, cómo Unidad Popular y el Partido de los Trabajadores, no gozaron de análisis alguno. Tampoco el Partido Ecologista Radical Intransigente, ya que sus bancadas no están aseguradas.

Entre tanto, el Partido Independiente puede proyectar alguna intención de voto por fuera de su electorado habitual, por parte de los indecisos.

Recambio

Los tres candidatos con mayor intención de voto son, por un lado, dos hijos de ex presidentes (dinastía Bordaberry y Lacalle) y un ex presidente (Vázquez).
Si bien hay un cambio generacional en los partidos tradicionales, se mantiene la herencia familiar que ha caracterizado a la vida política del Uruguay desde su invención hasta nuestros días. Pese a esto sus candidatos se desmarcan del oficialismo promoviendo renovación y cambios, con pocas propuestas definidas salvo algunas excepciones como lo son la baja de la edad de imputabilidad y la promoción de seguridad ciudadana mediante el fortalecimiento del aparato represivo del estado. Por otra parte, en filas frenteamplistas encontramos discursos de continuidad respecto de la gestión de la última década, con algunas reformas en materia educativa y social que profundicen los lineamientos ya elaborados.

En el complejo celeste, el criticado maestro Tabárez parece tener más recambio en la selección que el espectro político uruguayo en su elogiada democracia.