Enjaulando al condor

Zur / Foto: latuffcartoons
El pasado viernes la persistente lucha de las organizaciones de derechos humanos de Argentina y Uruguay obtuvo justicia tras la condena de 17 exmilitares involucrados en el Pan Cóndor.

La embajada Argentina en Uruguay recibió a más de medio centenar de personas (argentinos y uruguayos) que se hicieron presentes para escuchar en vivo la retrasmisión del dictamen del tribunal argentino.

El Plan Cóndor fue una operación militar coordinada entre las dictaduras del Cono Sur que tuvieron lugar entre los años 70 y 80 en Paraguay, Bolivia, Brasil, Argentina, Chile y Uruguay, y apoyada por Estados Unidos. Una operación que implicó la persecución, secuestro, asesinato y desaparición forzada de políticos y militantes de izquierda de aquella época.

Por esas causas la justicia argentina aplicó condenas de entre 20 y 25 años de cárcel para quince de los diecisiete acusados, entre ellos el coronel uruguayo retirado Manuel Cordero (25 años de prisión), único acusado extranjero, y el último dictador argentino Reynaldo Bignone (20 años de prisión).

Las lágrimas y los aplausos inundaron la sala de la embajada, donde, entre los presentes, se encontraban varios uruguayos que prestaron testimonio durante el juicio.

De acuerdo a los datos del Centro de Estudios Legales y Sociales de Argentina (institución denunciante) entre las 106 víctimas que formaban parte de dicha causa habían: 45 uruguayos, 22 chilenos, 15 paraguayos, 13 bolivianos, 10 argentinos y un ecuatoriano, en su mayoría secuestrados en territorio argentino.