Imaginar gestos que impidan el retorno de la producción pre-crisis

Bruno Latour* / www.tramadora.net
Si en solo uno o dos meses, miles de millones de humanos son capaces, al silbato del árbitro, de aprender la nueva "distancia social", alejarse unos de otros para ser más solidarios, quedarse en casa y no sobrecargar los hospitales, podemos imaginar perfectamente el poder transformador de estos nuevos gestos, y de generar barreras contra la repetición de todo exactamente como era antes.

Puede haber algo indecoroso en proyectar la imaginación en el período posterior a la crisis mientras los trabajadores de la salud están, como dicen, "en primera línea", millones de personas pierden sus empleos y muchas familias desconsoladas ni siquiera pueden enterrar a sus muertos. Y mientras tanto, es precisamente ahora cuando debemos luchar para que, una vez que termine la crisis, la reanudación de la economía no recupere el mismo antiguo régimen climático contra el que luchamos, hasta ahora en vano. De hecho, la crisis de salud está incrustada en algo que no es una crisis -una crisis siempre es temporal-  sino más bien una mutación ecológica duradera e irreversible. Tenemos una buena oportunidad de "salir" de la primera, pero no de la segunda. Las dos situaciones no tienen la misma escala, pero resulta muy esclarecedor relacionarlas. En cualquier caso, sería una pena no aprovechar la crisis de salud para descubrir otras formas de entrar en la mutación ecológica sin ser ciego.


La primera lección del coronavirus es también la más sorprendente. Se ha demostrado de hecho que es posible, en cuestión de semanas, suspender en todo el mundo y al mismo tiempo, un sistema económico que hasta ahora se nos había dicho que es imposible desacelerar o redirigir. A todos los argumentos presentados por los ecologistas sobre la necesidad de cambiar nuestra forma de vida, siempre se opuso el argumento de la fuerza irreversible del "tren del progreso", que nada sería capaz de sacarlo de la vía, en virtud de la llamada globalización. Pero ahora, es precisamente su carácter globalizado lo que hace que el famoso desarrollo sea tan frágil, y que, por el contrario, pueda ralentizarse y finalmente detenerse.
De hecho, no son solo las multinacionales o los acuerdos comerciales o internet o las agencias de turismo los que globalizan el planeta: cada entidad en el mismo planeta tiene su propia forma de integrar los otros elementos que conforman, en un momento dado, el colectivo. Esto es cierto para el CO2, que calienta la atmósfera global al difundirla en el aire; para las aves migratorias que portan nuevas formas de influenza; pero también es cierto, lo que estamos aprendiendo dolorosamente, para el coronavirus, cuya capacidad para conectar a "todos los humanos" atraviesa el camino aparentemente inofensivo de las gotitas de nuestra tos y estorudos.
Contra la globalización, una globalización aún mayor. Si el objetivo es conectar miles de millones de humanos, ¡los microbios están ahí por esa misma razón! De ahí este increíble descubrimiento, el que de hecho, había en el sistema económico mundial, oculto a todos los ojos, una señal de alarma roja brillante, junto a una gran palanca de acero que cada jefe de estado podía tirar al mismo tiempo para detener "el tren” de progreso con un chirrido agudo de los frenos. Si, en enero, la solicitud de hacer un giro de 90 grados que nos permitiera aterrizar todavía parecía una dulce ilusión, ahora se vuelve mucho más realista: cualquier conductor sabe que para tener alguna posibilidad de salvarse haciendo una maniobra rápida en el volante sin salirse del camino es mejor primero reducir la velocidad.

Desafortunadamente, no son solo los ecologistas quienes ven esta pausa repentina en el sistema de producción globalizado como una gran oportunidad. Los adeptos de la globalización, aquellos que, a mediados del siglo XX, inventaron la idea de escapar de las restricciones planetarias, también la ven como una excelente oportunidad para liberarse aún más radicalmente que los obstáculos restantes para escapar del mundo. Para ellos, esta es una oportunidad demasiado buena para deshacerse de lo que queda de Estado de bienestar, de la red de seguridad de los más pobres, lo que queda de la regulación contra la contaminación y, aún más cínicamente, para deshacerse de todas las personas en exceso que obstruyen el planeta.

No olvidemos, de hecho, que debemos asumir que estos adeptos de la globalización son conscientes del cambio ecológico y que todos sus esfuerzos en los últimos 50 años han sido para negar la importancia del cambio climático y, al mismo tiempo, escapar de sus consecuencias, construyendo fortalezas que puedan garantizar sus privilegios, bastiones inaccesibles para aquellos que tendrán que quedarse atrás. No son tan ingenuos como para creer en el gran sueño modernista de compartir universalmente los "frutos del progreso”. La novedad es su franqueza: ahora ni siquiera se molestan en hacer creer a las masas en esta ilusión. Aparecen en Fox News todos los días y están en el poder de todos los estados negacionistas del planeta, desde Moscú hasta Brasilia y desde Nueva Delhi hasta Londres y Washington. Lo que hace que la situación actual sea tan peligrosa no son solo las muertes que se acumulan a diario, sino la suspensión general de un sistema económico que brinda a aquellos que desean ir aún más lejos en su huida del mundo planetario, una excelente oportunidad para "volver a poner todo en cuestión “.

Tampoco debemos olvidar que lo que hace que los partidarios de la globalización sean tan peligrosos es que saben que han perdido, saben que la negación del cambio climático no puede continuar indefinidamente, que ya no hay ninguna posibilidad de conciliar su "desarrollo". Esto es lo que los dispone a intentar cualquier cosa para aprovechar una vez más las condiciones excepcionales, para durar un poco más y protegerse a sí mismos y a sus hijos. La "suspensión del mundo", este freno, esta pausa imprevista, les da la oportunidad de huir más rápido y más lejos de lo que jamás hayan imaginado. Los revolucionarios del momento son ellos y aquí es donde debemos actuar nosotros.

Si la oportunidad funciona para ellos, también puede funcionar para nosotros. Si todo se detiene, todo se puede volver a cuestionar, inflexionar, ordenar, detener por completo o, por el contrario, acelerar.  Ahora es el momento de hacer balance del fin de año. A la demanda del sentido común de “reanudemos la producción lo antes posible", tenemos que responder con un grito: "¡de ninguna manera!". Lo último que debería hacerse es volver a hacer todo lo que hicimos antes. Por ejemplo, el otro día, un florista holandés apareció en la televisión con los ojos llenos de lágrimas porque tuvo que tirar toneladas de tulipanes ya listos para ser enviados. No pudo enviar más tulipanes en avión a las cuatro esquinas del mundo porque no tenía clientes. Podemos tener pena por ello y es justo que sea compensado. Pero luego la cámara retrocedió, mostrando que sus tulipanes se cultivan hidropónicamente, bajo luz artificial, antes de ser entregados a los aviones de carga en el aeropuerto de Schiphol, bajo una ducha de queroseno. Eso es lo que justifica la pregunta "¿es realmente útil continuar esta forma de producir y vender este tipo de flores?" Una cosa lleva a la otra: si cada uno de nosotros comienza a hacer este tipo de preguntas sobre cada aspecto de nuestro sistema de producción, podemos convertirnos en efectivos interruptores de la globalización, tan efectivos, porque somos millones, como el famoso coronavirus en su forma única para globalizar el planeta. Lo que el virus logra con la humilde circulación boca a boca de los extraviados, la suspensión de la economía mundial, nos permite imaginar que nuestros pequeños e insignificantes gestos, unidos entre sí, tendrán éxito: para suspender el sistema productivo.

Cuando nos hacemos este tipo de preguntas, cada uno de nosotros comienza a imaginar "gestos de barrera", pero no solo contra el virus, sino contra cada elemento de un modo de producción que no queremos que se reanude. Ya no se trata de reanudar o transformar un sistema de producción, sino de abandonar la producción como el único principio de relación con el mundo. No se trata de una revolución, sino más bien de una disolución, píxel por píxel. Como muestra Pierre Charbonnier, después de cien años de un socialismo que se limitó a pensar en la redistribución de los beneficios de la economía, tal vez sea hora de inventar un socialismo que desafíe su propia producción. La injusticia no se limita a las sanciones por la redistribución de los frutos del progreso, sino a la forma misma de hacer que el planeta dé frutos. Esto no significa disminuir o vivir del amor o del viento sino aprender a seleccionar cada segmento de este famoso sistema que supuestamente es irreversible, cuestionar cada una de las conexiones supuestamente indispensables y experimentar, poco a poco, lo que es deseable y lo que ya no lo es.

De ahí la importancia fundamental de usar este tiempo de confinamiento impuesto para describir, primero para cada uno y luego colectivamente a qué estamos apegados, de qué estamos dispuestos a liberarnos, si hay cadenas que estamos listos para reconstituir y  cuáles estamos decididos a interrumpir. En cuanto a los partidarios de la globalización, parecen tener una idea muy clara de lo que quieren ver renacer después de la reanudación: lo mismo, pero peor, con la industria petrolera y los enormes cruceros como un bono. Depende de nosotros oponerles nuestro contra-inventario.

Si en solo uno o dos meses, miles de millones de humanos son capaces, al silbato del árbitro, de aprender la nueva "distancia social", alejarse unos de otros para ser más solidarios, quedarse en casa y no sobrecargar los hospitales, podemos imaginar perfectamente el poder transformador de estos nuevos gestos, y de generar barreras contra la repetición de todo exactamente como era antes.

Como siempre es preferible acompañar una discusión con un ejercicio, propongo lo siguiente, a discreción de los lectores hasta que sea posible presentar una versión digital aceptable. Aprovechemos la suspensión forzada de la mayoría de las actividades para hacer un inventario de lo que no nos gustaría reanudar y las que, por el contrario, nos gustaría ver expandidas. Respondamos las siguientes preguntas, primero individualmente y luego colectivamente:

Primera pregunta:
¿Qué actividades de las que están suspendidas ahora no deseo que se reanuden?
Segunda pregunta: describa por qué esta actividad parece dañina, superflua, peligrosa o sin sentido y cómo su desaparición, suspensión o reemplazo haría que otras actividades que prefiere sean más fáciles o pertinentes. Trate de hacer un párrafo separado para cada una de las respuestas enumeradas en la pregunta 1.
Tercera pregunta: ¿Qué medidas sugiere para facilitar la transición a otras actividades de aquellos trabajadores que ya no podrán continuar en las actividades que está suprimiendo?
Cuarta pregunta: ¿Qué actividades ahora están suspendidas que le gustaría expandir, reanudar o incluso crear desde cero?
Quinta pregunta: describa por qué esta actividad le parece positiva y cómo hace que otras actividades que prefiera sean más fáciles, más armoniosas o relevantes y ayudan a combatir aquellas que considere desfavorables.Haga un párrafo separado para cada una de las respuestas enumeradas en la pregunta 4.
Sexta pregunta: ¿Qué medidas sugiere para ayudar a los trabajadores a adquirir las habilidades, medios, ingresos, instrumentos para reanudar, desarrollar o crear esta actividad?
 

Texto publicado en www. tramadora.net