La “muerte” del sub Marcos

Especial de Zur / foto: Nicolás Macchi
El asesinato del Votán Galeano, maestro en el Caracol La Realidad, aceleró decisiones que venía procesando el EZLN en los últimos años. La decisión de dar muerte al subcomandante insurgente Marcos (quien reaparece como subcomandante insurgente Galeano en homenaje al compañero asesinado), es sin duda el aspecto más visible del conjunto de “relevos” que viene procesando la organización rebelde.

El 24 de mayo en la realidad del Caracol “La realidad” miles de zapatistas y adherentes a la sexta declaración de la selva Lacandona se hicieron presentes para rendir homenaje al compa Galeano, asesinado días atrás por grupos paramilitares disfrazados de organizaciones campesinas, como la CIOAC-H. Este hecho no es aislado, es producto de la persecución y hostigamiento que sufren las comunidades zapatistas a manos de los malos gobiernos y sus aliados. Es que los y las compas ya no necesitan de las ayudas gubernamentales, se niegan a las mismas y quienes las aceptan son expulsado de la organización.

De las agresiones militares pasaron a una guerra de baja intensidad, donde las políticas públicas fueron herramientas de contrainsurgencia durante muchos años, dividiendo a las comunidades. Los y las zapatistas se asientan en territorios amplios, ricos en recursos que la explotación capitalista no está dispuesta dejar, perdiendo así jugosos negocios. Pero el proyecto de la destrucción y el miedo no solo pierde dinero, sino sentido, los y las zapatistas se autogobiernan, desarrollan su propia salud, educación y trabajo. Los políticos profesionales y los empresarios se ven amenazados por el mandar obedeciendo y el trabajo colectivo en las plantaciones.

En el homenaje a Galeano, los y las zapatistas fueron por más y compartieron algunas decisiones. Quizás la más publicitada, y no necesariamente la más importante, Marcos dejará de existir para que Galeano viva.

Desde Zur quisimos detenernos un poco en los dichos y hechos de este 24 de mayo y madrugada del 25, de manera especial por tres:

1. Compartimos con ustedes la declaración completa del ex Sub Marcos y de paso dejamos una pista para permanecer conectado a lo que suceda con los compas en “enlace zapatista” (http://enlacezapatista.ezln.org.mx/2014/05/25/entre-la-luz-y-la-sombra/).

"Tal vez al inicio, o en el transcurso de estas palabras vaya creciendo en su corazón la sensación de que algo está fuera de lugar, de que algo no cuadra, como si estuvieran faltando una o varias piezas para darle sentido al rompecabezas que se les va mostrando. Como que de por sí falta lo que falta."

Imagen

2. Les pasamos el link a esta bonita nota de Emmanuel Rozental publicada en el medio amigo lavaca.org.ar (http://www.lavaca.org/notas/el-subcomandante-marcos-anuncia-su-muerte/)

"La madrugada del 25 de Mayo de 2014, en la noche profunda de La Realidad, el Caracol zapatista Tojolabal en el corazón Zapatista de la selva de Chiapas, seguramente será recordada como un evento crucial, como un destello del tiempo otro de la historia siempre negada de los vencidos, de los de abajo."

3. Por último, El análisis de Raúl Zibechi para Zur, cuyo título da nombre a este especial.

 

La “muerte” del sub Marcos

El asesinato del Votán Galeano, maestro en el Caracol La Realidad, aceleró decisiones que venía procesando el EZLN en los últimos años. La decisión de dar muerte al subcomandante insurgente Marcos (quien reaparece como subcomandante insurgente Galeano en homenaje al compañero asesinado), es sin duda el aspecto más visible del conjunto de “relevos” que viene procesando la organización rebelde.

De ahora de adelante, quienes se solidaricen con las comunidades zapatistas tendrán que dialogar con un indígena como el subcomandante insurgente Moisés y ya no con un intelectual como Marcos. Ya no habrá comunicados como los que atrajeron la atención de militantes y académicos de todo el mundo, ni relatos histórico-filosóficos notablemente hilvanados con una magnífica prosa, digna de los mejores escritores, que delataba la procedencia urbana e ilustrada del personaje. De ahora en más, no habrá intermediarios entre el mundo de la solidaridad y las comunidades zapatistas. Ni traductores. Este paso ya lo venían anunciando en los comunicados posteriores a la masiva y silenciosa ocupación de las ciudades el 21 de diciembre de 2012. En uno de los comunicados de enero de 2013, “Ellos y Nosotros. V. La Sexta”, anunciaron el comienzo del viraje que ahora se completa, señalando “cambios en el ritmo y la velocidad del paso, sí, pero también en la compañía”. En ese comunicado, agregaban que “a partir de ahora, nuestra palabra empezará a ser selectiva en su destinatario y, salvo en contadas ocasiones,  sólo podrá ser comprendida por quienes con nosotros han caminado y caminan, sin rendirse a las modas mediáticas y coyunturales”.

Luego convocaron la escuelita, en la cual miles de personas de todo el mundo pudieron convivir durante casi una semana con las bases de apoyo en Caracoles y comunidades. La convivencia consistía en compartir la vida cotidiana, los tiempos de trabajo y de fiesta, sin la intermediación de los comandantes. Quienes asistimos a la escuelita no fue para escuchar discursos ni para ver al sub, sino para estar con la gente común que levanta y sostiene la autonomía. Fue un paso decisivo en este viraje que profundiza, como la Sexta Declaración de la Selva Lacandona (noviembre de 2005), la nueva cultura política focalizada en eso que llaman “abajo y a la izquierda”.

En el comunicado de despedida de Marcos, leído en la madrugada del 25 de mayo en La Realidad y titulado “Entre la luz y la sombra”, antes miles de bases de apoyo y solidarios del mundo, se explica los diversos “relevos” que ha realizado el EZLN.  Enumera cinco. El generacional, por el cual “ahora están haciendo la lucha y dirigiendo la resistencia quienes eran pequeños o no habían nacido al inicio del alzamiento”. El segundo, es el relevo de clase: “Del origen clase mediero ilustrado, al indígena campesino. El tercero, el de raza: “De la dirección mestiza a la dirección netamente indígena”. El cuarto es de género y ha llevado a que las mujeres integren todos los órganos autónomos, en muchos casos a partes iguales con los varones. El comunicado señala que han ido “de la marginación de género, a la participación directa de las mujeres; de la burla a lo otro, a la celebración de la diferencia”.

Hasta aquí, algo que todos pudimos comprobar en la escuelita. La mitad de los zapatistas tienen menos de 20 años, son mucho más jóvenes de lo que podíamos suponer cuando conocíamos al movimiento a través de los grandes eventos. Sobre el origen de clase y raza la escuelita dejó pocas dudas, así como la participación de las mujeres, aunque también constatamos la importante división sexual del trabajo en las comunidades.

Pero Marcos también destaca lo que considera el relevo más importante, del que habían hablado en muchas oportunidades pero el que más costaba imaginar por la potencia que aún conserva la cultura política hegemónica. “El relevo de pensamiento: del vanguardismo revolucionario al mandar obedeciendo; de la toma del Poder de Arriba a la creación del poder de abajo; de la política profesional a la política cotidiana; de los líderes, a los pueblos”.

Con un dejo de amargura, el comunicado dice no entender porqué quienes afirman que la historia la hacen los pueblos, se muestran reacios aceptar que en Chiapas la están haciendo hombres y mujeres, niños, niñas y ancianos que no son “especialistas en ser gobierno”. La coherencia entre las palabras y los hechos, es quizá uno de los mayores desafíos que nos lanzan los zapatistas, que enseñan que es posible hacer política armados apenas con la ética de la vida.

Imagen