A la maestra sin cariño

Zur / Foto: Rebelarte
En un año en el que se discutirá el presupuesto para la educación pública, estudiantes de Primera Infancia y Magisterio ocuparon su instituto en Montevideo. En conversación con Zur explicaron los motivos de su conflicto que evidencia las carencias del discurso estatal sobre las nuevas propuestas para la enseñanza pública.


Al iniciar el mes de mayo -a dos meses de iniciado el año lectivo- las y los estudiantes de Primera Infancia no contaban con los profesores suficientes, ni los lugares de práctica, ni las condiciones edilicias para tomar sus cursos.

De casi mil que se anotaron sólo hubo cupo para cien, quienes finalmente fueron seleccionados para su ingreso mediante sorteo. Compartieron salones con magisterio, aunque sus contenidos y materias no son las mismas. Esta situación comenzó a ser denunciada por las estudiantes desde marzo. Luego de dos meses y con el apoyo del Centro de Estudiantes de Magisterio (CEM) decidieron ocuparon el Instituto.

La carrera de Primera Infancia se creó hace tres años, primero como tecnicatura -curso corto de dos años- y posteriormente con la posibilidad de continuar la formación durante dos años más para obtener el título de Maestra/o en Primera Infancia.

Pese al objetivo gubernamental de universalizar la educación en primera infancia, la formación de quienes tendrán la responsabilidad educativa de ello parece entregada a la desprolijidad y la improvisación.

Una compañera del CEPI (Centro de Estudiantes de Primera Infancia) y un compañero del CEM (Centro de Estudiantes de Magisterio) nos explicaron los motivos del conflicto, sus preocupaciones y urgencias, así como los resultados obtenidos, ocupación mediante.

Ver el video