Las cuentas pendientes de la educación: Daniel Olivera, Alcides Garbarini y Valentina Souza (Affur)

Zur / Foto: Affur
Consultamos a militantes sociales vinculados a la educación sobre los problemas principales que identifican en el sistema público. Si contar con mayores recursos presupuestales es condición suficiente y qué otras acciones se deben emprender para superarlos. A continuación las respuestas de Daniel Olivera (Secretario General), Alcides Garbarini (Secretario del Interior) y Valentina Souza (integrante de Comisión Prensa y Propaganda) de la Asociación de Funcionarios de la Universidad de la República.

En los últimos años se ha instalado un sentido general en torno a que la educación pública está en crisis, que las cosas no funcionan como deben y que no se tienen los resultados esperados. A su entender: ¿Cuáles son los tres o cuatro problemas educativos principales?

En primer lugar mucho se dice de una educación pública en crisis, unos lo niegan y otros lo afirman muchas veces motivados políticamente. Lo real es que el problema fundamental de la educación pública son los recursos. Está demostrado estadísticamente que a lo largo de la historia económica del Uruguay la variable de ajuste fundamental fue el gasto educativo, así como también que luego de grandes inversiones en educación pública luego de algunos años los resultados fueron evidentes. Hoy tenemos una baja inversión en educación pública, bajos salarios que dificultan la dedicación docente, falta de motivación para el ingreso a la carrera docente fundamentalmente en Magisterio y la consecuente falta de recursos humanos para atender una real universalización de todos los niveles educativos en condiciones de equidad e igualdad de acceso. Sumado a la problemática de infraestructura: actualmente insuficiente para la actual demanda en relación a la matrícula - el hacinamiento es un factor común - en todos los niveles educativos, donde el mantenimiento de las estructuras existentes así como su apropiado acondicionamiento están lejos de ser los deseables, a modo de ejemplo existen edificios que aún no cuentan con la habilitación de bomberos. Es indispensable contar con centros educativos en condiciones, y gestionados correctamente por la comunidad educativa. La idea de crisis se ha instalado con base al desorden que significan los actuales lineamientos que dirigen la gestión de la Educación Pública. Replicando las recetas neoliberales fomentan la fragmentación en políticas a corto plazo en programas y planes, que solo se preocupan de que las estadísticas muestren avances y no del contenido y proceso educativo. Incentivan la injerencia y negocio privado en la Educación Pública (por ej.: PPP) a la vez que fomentan el desarrollo del negocio de la educación privada dándole ventajas económicas (exoneraciones). Y asegurando este paquete a través de la absoluta negación de los espacios de discusión social como fue desoír completamente los Congresos de Educación.

¿De estos problemas cuáles pueden ser solucionados con una mayor dotación presupuestal?

La educación depende en gran medida de un correcto vínculo entre quien enseña y quien aprende, y esta ecuación solo se mejora con más fondos para lograr más horas docentes por alumno y mejor formación de los mismos. En los últimos años la matrícula de la Udelar se ha incrementado de forma sostenida en todo el territorio donde la Udelar cuenta con sedes. (Ver: Solicitud de la Udelar1). Acompañar este crecimiento sin que esto implique el detrimento de la calidad educativa requiere: mayor número de funcionarios docentes y no docentes, docentes con mayor dedicación, e incrementar la infraestructura. Además que la institución capacite constantemente a sus funcionarios pues son espacios de trabajo en constante transformación entre otras cosas impulsadas por la masificación. Tener docentes con mayor dedicación para abocarse a las tareas de enseñanza, investigación y extensión requiere mejores salarios para combatir el multiempleo. Todas estas funciones deben ser sostenidas desde la gestión por los trabajadores no docentes, más funcionarios y técnicos para respaldar el vínculo educativo.

 ¿Es condición suficiente para atacar dichos problemas contar con más presupuesto? ¿Qué otras acciones habría que implementar?

No solamente el aspecto presupuestal puede solucionar estos problemas aunque sea el fundamental. Es importante dotar a la Educación Pública de una real y efectiva autonomía política y financiera y un cogobierno que haga partícipes a todos los actores involucrados en la gestión y diseño de políticas educativas, padres, docentes y alumnos. Este involucramiento de los distintos actores y una real autonomía ha sido demostrado como efectiva en el caso de la UdelaR donde sin ser perfecta la discusión de las políticas universitarias y el manejo de los recursos es realizada con la participación de todos los actores involucrados.

 Otros comentarios que deseen hacer sobre el tema y las preguntas anteriores no los incorpora.

Un aspecto importante a destacar en el caso de la Universidad es la necesidad de tener más recursos para consolidar y avanzar en condiciones adecuadas y realmente imprescindibles en la descentralización territorial, sin dejar de atender las necesidades de los procesos productivos locales pero no condicionados o a demanda de los mismos, así como también promover la investigación y la extensión y por supuesto atender la necesidad de recursos humanos para cumplir efectivamente y en condiciones adecuadas con las necesidades de cada Sede Universitaria.