México: CNI, la dignidad como epicentro II

Texto y Foto: Paulino Alvarado
Dentro de los más de 20 años de camino conjunto entre CNI y EZLN, hay otros rastros menos evidentes de los tiempos pasados que a la luz de los pasos que hoy se dan, cobran una presencia inusitada...

Pero habría que vivir de otra manera.

¿Y qué quiere decir vivir de otra manera?

Quizá vivir absurdamente para acabar con el absurdo

Julio Cortazar.

Rayuela. cap 22.

 

... vivir de la única forma que vale la pena vivir,
 con libertad, con justicia, con democracia.

Subcomandante Insurgente Moisés.

Palabras del EZLN en la clausura de la Segunda Etapa del Quinto Congreso del CNI

 

 

EZLN y CNI: señales atadas en el tiempo.


Mayo de 2014. La muerte simbólica del Subcomandante Marcos y el renacimiento del compañero asesinado Galeano como subcomandante del EZLN, marcaron la inflexión definitiva en un aspecto de la lucha y la organización sociales en las que el zapatismo había insistido desde su surgimiento, cada vez con más fuerza a lo largo de más de 20 años, y que muchos no querían escuchar. El convencimiento de que la eliminación de las condiciones de injusticia, así como la transformación del mundo y la vida misma, no radican en el personaje dirigente sino en el colectivo y sus capacidades de encuentro, organización, acción y ensoñación de la vida que se quiere. Al respecto, las últimas palabras del sub Marcos reflexionando sobre el zapatismo fueron enfáticas:

 

“algunos estudiosos no se han percatado de otros relevos:

El de clase: del origen clase mediero ilustrado, al indígena campesino.

El de raza: de la dirección mestiza a la dirección netamente indígena.

Y el más importante: el relevo de pensamiento: del vanguardismo revolucionario al mandar obedeciendo; de la toma del Poder de Arriba a la creación del poder de abajo; de la política profesional a la política cotidiana; de los líderes, a los pueblos; de la marginación de género, a la participación directa de las mujeres; de la burla a lo otro, a la celebración de la diferencia."

Esto vino sustentado además, por la sustitución como vocero de quien encarnase a Marcos y ahora da cuerpo a Galeano, por el subcomandante Moisés: indígena integrante del Ejército Zapatista desde sus tempranas épocas y parte de sus pueblos desde siempre.

Octubre 2016 – enero 2017. Quedaba pendiente otro elemento en el que tienen suelo fértil el apoyo acrítico, la delegación de las capacidades propias y la renuncia a la iniciativa autónoma que el vanguardismo significa. Y este es el culto al movimiento providencial. Por ello, un amigo entrañable llama a esta iniciativa zapatista con el CNI un golpe definitivo al vanguardismo. Porque en la decisión del EZLN de quitarse del centro como movimiento a seguir, para en su lugar caminar en colectivo con CNI, existe el reconocimiento de la existencia de otras experiencias e iniciativas igualmente válidas que no deben ser avasalladas. Experiencias con las que el encuentro cultivado desde hace 20 años hace posible ahora proponer un paso más grande en la liberación nacional. Un paso más, y por tanto más definitivo, en la ruta de construir con otros y otras las posibilidades, al tiempo que se dice en la práctica que los pueblos sólo se liberarán a sí mismos cuando estos lo decidan.

Primero la eliminación de la individualidad y el personalismo, ahora del movimiento de vanguardia. Con su iniciativa CNI y EZLN nos muestran no una fórmula ni un manual, sino una posibilidad, una pauta; nos ofrecen una invitación y un espejo, junto a una senda por hacer en colectivo.

Las palabras del Subcomandante Moisés a nombre del EZLN que cerraron la asamblea, portan consigo toda esta historia y pueden, entonces, no leerse linealmente. En éstas recordó que desde hace 23 años del alzamiento zapatista, las condiciones de opresión, violencia, humillación y miseria en el país se han agravado para todas y todos, alcanzando incluso a quienes antes se sentían a salvo. Recordó que la opción militar zapatista de la guerra en 1994 fue rechazada por la sociedad, quien sin embargo se sumó a apoyarlos y reconoció la justeza de su lucha. A ello agregó que la opción zapatista era excluyente pues no todos podían participar aunque quisieran. Dijo que, sin embargo, ahora en la propuesta del CNI caben todos, todas; que la justeza de la lucha a la que convocan es más que ahora, innegable. Agrego:

“Ellas y ellos nos han dicho que van por todo, para todas y para todos.

Y eso quiere decir que:

Van por el respeto de los derechos humanos. / Van por la liberación de todas y todos los presos políticos. / Van por la presentación con vida de las desaparecidas y desaparecidos. / Van por la justicia para quienes han sido asesinados, / Van por verdad y justicia para los 46 ausentes de Ayotzinapa. / Van por apoyo a los campesinos y respeto a la madre tierra. / Van por una vivienda digna para todos los de abajo. / Van por alimentación suficiente para todos los desamparados. / Van por trabajo digno y salario justo para los trabajadores del campo y de la ciudad. / Van por salud completa y gratuita para todos los trabajadores. / Van por educación libre, gratuita, laica y científica. / Van por la tierra para quien la trabaja. / Van por las fábricas para los obreros y obreras. / Van por las tiendas y bancos para los empleados y empleadas. / Van por el respeto al comercio ambulante, y al pequeño y mediano comercio. / Van por el transporte público y comercial para quienes conducen los vehículos. / Van por el campo para los campesinos. / Van por la ciudad para los ciudadanos. / Van por el territorio para los pueblos originarios. / Van por la autonomía. / Van por la autogestión. / Van por el respeto a toda forma de vida. / Van por las artes y las ciencias. / Van por la libertad de pensamiento, de palabra, de creación. / Van por la libertad, la justicia y la democracia para el México de abajo. / A eso nos están llamando.

Cada quien podrá decidir si esa lucha es buena, si es buena esa idea, si responde o no al llamado que hacen.

Nosotras, nosotros como zapatistas que somos, respondemos: sí vamos con ustedes, sí vamos con el Congreso Nacional Indígena.

Veremos las formas de apoyarlos con toda nuestra fuerza."

Finalmente, si bien en el conjunto de acuerdos del CNI el aspecto de la intromisión en la coyuntura electoral de 2018 queda diluido ante la atención primordial a la lucha cotidiana del abajo que implica el Concejo, en su Informe desde el Epicentro no quitan el dedo del renglón. Más aún, son enfáticos en la decisión y el sentido que tendrá la participación. Explícitamente nos dicen:

“que pretendemos sacudir la conciencia de la nación, que en efecto pretendemos que la indignación, la resistencia y la rebeldía figuren en las boletas electorales del 2018, pero que no es nuestra intención competir en nada con los partidos y toda la clase política que aun nos debe mucho; cada muerto, desaparecido, encarcelado, cada despojo, cada represión y cada desprecio. No nos confundan, no pretendemos competir con ellos porque no somos lo mismo, ..."

La afirmación queda asentada y la incógnita queda en el aire. El sinsentido de la propuesta, el absurdo con el que fue tildado el anuncio de los pueblos originarios de este país en los meses que transcurrieron hasta la 2ª etapa del Congreso, ha ido sumando cada vez a más personas y pueblos hacia quienes inicialmente estaba dirigida. El absurdo cobra forma y el sentido profundo de la propuesta, organizar y llamar a organizarse en común y colectivamente, se fortalece.

Si “vivir absurdamente para acabar con el absurdo”, significa -entre otras cosas- que ello implica vivir con verdaderas libertad, justicia y democracia, mayo próximo seguramente nos traerá más sorpresas y novedades. Habrá que estar atentas, atentos, a los pasos que se vayan dando e ir definiendo los propios.