Mariposas rebeldes

Texto: Rossana Blanco Falero / Fotos: Minervas
En un nuevo aniversario del asesinanto de las hermanas Mirabal, las recordamos luchando, mirandonos unas en otras, porque ellas viven en nosotras. Compartimos la campaña #Almas de guerreras que aman y cantan, seres que asoman por nuestra garganta

 

Mariposas guerreras, blancas y enormes o diminutas y oscuras,

compañeras aladas revoloteando desde el tronco,

produciendo las ramas, floreciendo.

Compañeras en círculo y en las calles,

en las letras y en los cantos.

 

Bailaoras de danzas desfachatadas.

Pecadoras todas de la desobediencia.

Sabedoras todas de los dolores en la carne y en el alma.

Y de los castigos al impulso de la libertad.

Tan llenas de rebeldía.

Preguntadoras de todo

Reidoras en el amanecer

 

A tres de las Mirabal las mataron a palos.

Dede las hablo con su voz dulce.

Las dijo luchadoras, deseosas de saber, peleadoras.

Y las hablo madres, esposas, cuidadoras de la vida.

Rebeladas.

 

A Elena le robaron hasta el cuerpo muerto, pero

La Tota la busco hasta el final.

Y nosotras la llevamos con nosotras,

Ondeando en violeta

 

Comprendan que,

Por cada una de nosotras que llore,

Encontraran otra que responda.

Por cada una que maten

Nacerá otra que saldrá a la calle.

No nos interesa tener miedo

Aunque lo tengamos muchas veces

 

Basta de ese insulto que llamas piropo y

De esa mano que nadie te pidió nunca.

Basta de matarnos,

Para que quede claro

Estaremos ahí, juntas y gritando fuerte

O en un silencio de negro que te calla la calle.