Militantes con cámara

Andrés Martínez / Foto: rebelArte.info
Nos juntamos a conversar con Chinita, Luciérnaga, Celestrip y Libertinus, integrantes de rebelArte que nos cuentan cómo han sido sus primeros diez años de fotografía militante y los festejos que tienen preparados.

¿Cuándo surge rebelArte?

El caso de rebelarte fue un poco el resultado natural, ya que éramos compañeros de otro proyecto que era Indymedia. Rebelarte es uno de los hijos de Indymedia. En ese momento estaban apareciendo varios colectivos en el mundo de fotógrafos militantes, de fotoactivismo, depende el país se dice de una forma u otra. En el caso nuestro éramos tres compañeros que veníamos de Indymedia que venía de una crisis, estaba por cerrar y nosotros queríamos continuar con lo que estábamos haciendo.

Un poco la experiencia de Indymedia nos había mostrado que era algo útil, que funcionaba y por ende no partíamos desde cero. En ese momento también era un poco raro que surgieran en España, en Argentina colectivos específicos y eso nos motivo a hacer lo mismo. Recuerdo que había un colectivo en España que se llamaba quieres callarte y dijimos hay que hacer eso, eso así está bien. Después estaba imágenes en lucha en Argentina, luego sub.coop, que a pesar de ser un proyecto muy distinto, también son ex compañeros de Indymedia. Y cuando comenzamos con rebelArte existía todavía Indymedia y publicábamos en Indymedia y en nuestro sitio, eso fue hace 10 años.

¿Qué es lo querían hacer? Foto periodismo? Fotografía militante?

No hubo que discutir mucho, era seguir lo que estábamos haciendo con una plataforma solo de fotografía, y que después se hablaba de hacer vídeos, que se hizo años después alguna cosa, había que escribir igual pero todo se basaba en la fotografía, el lenguaje principal era la fotografía y a raíz de eso vos hacías lo otro. Nunca pudimos desarrollar bien la parte de reportajes, ensayos, más lo que era el lenguaje de la fotografía y a nivel periodístico era seguir con la línea de Indymedia, acompañar las acciones políticas, los movimientos sociales, acompañarlos, difundir lo que hacían, trabajar juntos, generar insumos para después usar para otras cosas.

Al ser un colectivo de fotógrafos, ahora con más fotógrafas que fotógrafos, nos abrió el mundo de la fotografía, pensamos también que no todo es sacar la foto de una marcha, hay más cosas para hacer. Ahí hablábamos de trabajar más en reportajes, de no buscar solamente el evento, la noticia y hacer otras cosas como por ejemplo, se iba a Bella Unión con los peludos, a las ocupaciones de tierra, que eran cosas que no tenías que salir corriendo.

Es difícil hasta hoy zafar de la agenda, de la cobertura en sí mismo. Miles de veces pensamos temas que nos re gustaría laburar como más a largo plazo o hasta cada uno por separado pero bueno sin duda por el tiempo que insume y hasta por un tema de guita se torna súper difícil. A veces nos ha pasado, sobre todo con algunas movilizaciones y organizaciones que quizás no son tan visibles o tan masivas que si no estamos no hay nadie. A veces nos cuesta un montón dejar la cobertura cotidiana de cada movilización porque nos consideramos manifestantes con cámara.

Otra cosa importante además de la fotografía, de lo político está el ser un colectivo, que tiene, a veces más otras menos, un pienso sobre lo que queremos hacer, para qué y cómo lo hacemos, implica un funcionamiento y que es distinto, incluso como práctica política donde estas en ese lugar. Nosotros no venimos de la fotografía hacia la cosa política, venimos de la política a usar nuestra pasión que es la fotografía en función de esa política que apoyamos y que nos sentimos parte. Además de la parte de sacar fotos, tenemos otro tipo de vínculos con experiencias políticas de todo tipo, puede ser un gremio estudiantil o radios comunitarias, organizaciones sociales, etc.

Muchas veces pensamos que hay un aspecto que tiene que ver con un lugar en donde nos paramos a hacer fotos que por un lado sí es político pero por otro lado también es un lugar físico, por ejemplo en una manifestación o en una situación de represión, donde siempre pensamos ese lugar, en estar parados del lado de los manifestantes o el de los militantes y creo que eso esta enlazado con la otra parte que es la política.

Al principio nos planteábamos disputar los medios hegemónicos como gran idea y luego la experiencia nos fue llevando a cosas más tangibles que tienen que ver con la difusión de las luchas, generar insumos para que esas luchas se repiquen y demás.

¿Qué cosas han hecho en estos diez años, qué debates han atravesado?


Ahora nos está pasando con Barullo en concreto, que nos implican tener un montón de discusiones más teóricas sobre un muchas cosas que a veces no las tenemos planificadas. Se han dado con la marcha, a raíz de cosas puntuales. Hay cosas que hemos ido cambiando en hacer las fotos, de armar esas coberturas, de subirlas, de presentarlas, del funcionamiento del colectivo que creo lo hemos aprendido de otros colectivos, viendo el trabajo de otros. Muchas de esos otros son los que van a venir a Barullo. Por ejemplo una de las primeras cosas que fueron surgiendo fue la relación de Rebelarte con lo institucional, y sobre la marcha lo fuimos discutiendo. Por ejemplo nuestra primer muestra en fotograma, en el Centro de Fotografía de Montevideo (cdF), donde dijimos bueno, somos un colectivo de fotografía militante y venía gente y nos decía, pero ¿Cómo? ?Ustedes no era que no estaban con la institución?
 
Antes era más sencillo porque había cosas que no nos pasaban, entonces era más fácil decir esto no, esto no, porque igual no nos pasaba. En un momento te empiezan a invitar de un lado o de otro y tenés que empezar a resolverlo y aunque le seguimos diciendo que no a un montón de cosas nos obligó a discutirlo.

En un momento nos sorprendió que nos apoyara gente que no pensábamos que nos podría apoyar, como por ejemplo el cdF. ellos quedaron sorprendidos con nuestro laburo y nuestro archivo y eso nos abrió un montón de puertas.

¿Cuál es la idea de Barullo y cómo surge?

Hace un año, tal vez un poquito más, en un momento alguien dijo, el año que viene vamos a cumplir diez años, ¿qué vamo´ a hacer? Y ahí surgieron varias cosas, hay que hacer una muestra, y ¿si se lo planteamos al cdF?, sabiendo los costos que implicaba una muestra y que nosotros solos no íbamos a poder hacerlo solos. Nos reunimos y la idea fue creciendo, dijimos de hacer un encuentro de colectivos y nos dijeron que si y nos fueron diciendo que si a todo ese delirio. Ya hace un año que estamos trabajando en eso, primero afinando esa idea grande, después viendo que ya que íbamos a hacer un encuentro de colectivos quisimos ver como sumábamos a esos colectivos a la muestra. Queríamos esa muestra con ellos y no solo de rebelArte.

Pero cada idea surgió de nosotros, no fue el cdF diciendo por qué no hacen esto, sino que en la medida en que nos íbamos animando iban surgiendo ideas. Ahí dijimos hay que hacer laboratorios y talleres porque esta bueno que los colectivos que vengan puedan compartir y que sean abiertas al público. Al cdF también le intereso porque nosotros teníamos contacto con colectivos que ellos no y les pareció interesante que puedan venir.

Por otro lado esta bueno decir que son colectivos bastante diversos, no es un encuentro de colectivos del mismo perfil, si todos tienen una pata en la fotografía y una pata en la política, pero hay un montón de matices, por ejemplo sub.coop es una cooperativa de trabajo que viene de la militancia de medios; midia ninja de Brasil es una red de medios, es una cosa mucho mas amplia con otras características, muy alejadas de las nuestras; la gente de manifiesto de Córdoba con una dinámica más parecida a nosotros; en la vuelta de Buenos Aires es un colectivo pequeño que surge por rebelArte, ellos querían integrar rebelArte y les dijimos que no, háganse su propio colectivo. Así surgió y terminaron haciendo su propio camino, se desparramaron en otros proyectos y cosas.

En ese sentido nos parecía interesante que vinieran colectivos que no necesariamente coincidieran con nosotros completamente porque iba a aportar tanto en la diversidad de la muestra, por ejemplo, van a ver que cada colectivo va a mostrar una serie y se dio de hecho que cada colectivo se dirige a abarcar una temática de Latinoamérica pero ninguno se pisa con otro. Nosotros nunca le pedimos nada en particular a cada colectivo sino ver que nos mandaban y no tuvimos que seleccionar para que no sea todo igual, sino que sin saber y de primera, cada colectivo mando cosas distintas pero todas hablan de alguna problemática estructural de América Latina hoy y a su vez dialogan entre sí.  Y en ese ver que surgía de cada colectivo está esa intención de cruzar esas miradas, de asumir que no somos lo mismo, que tenemos pila de diferencias formales, políticas, estéticas, conceptuales y esta bueno que sea así. y de hecho creo que las charlas y discusiones van a tener gracia por eso
 
¿Qué implica rebelArte para ustedes?

Chinita
- Para mí es un espacio de militancia que mezcla la fotografía y también fue una forma de habitar y ver Montevideo, no solo porque vengo de otro lado, sino que es tener una mirada hacia las cosas que suceden y de alguna forma colectivizarla.

Celestrip - Yo venía de Chile y hace unos años que estoy acá y me pasaba de ir a las marchas sola, a veces hacia fotos también, pero como que no hacía nada y tampoco los conocía mucho a los chicos. En esas vueltas los conocí, me invitaron a participar y en principio fue yo no hago foto periodismo, nunca participe de un colectivo de estas características, entonces fue todo un desafió y en realidad ahora hay muchísimas cosas que yo ensayo y practico acá y en ningún otro espacio. Para mi es re importante en ese sentido, eso de tramar en colectivo, de conspirar en colectivo para mí el espacio es acá, en términos políticos y prácticos, no solo con estos compañeros comparto una mirada política que con muchas otras personas no, sino que también es ganas de hacer colectivamente, es con ellos y en ese sentido es un espacio fundamental.

Libertinus - Me vienen muchas cosas, ahora estoy pensando mi vida en Berlín, yo me fui y seguí haciendo lo que hacia acá pero en un momento me sentí solo y pare de hacerlo, además de que allá hay otros cincuenta mil fotógrafos y cosas así, pero me di cuenta que se necesita un colectivo, que necesitas tener un soporte colectivo que realmente le dé sentido a lo que estás haciendo y eso es un apoyo gigante.

Luciérnaga - Cuando empecé a integrar rebelArte yo militaba en el movimiento estudiantil, y  ahora este es mi espacio de militancia y no otro. Para mí ha sido un espacio de formación en pila de cosas, fotográfica, esto de lo de colectivo para mi es terminar de entender que hay montón de cosas que quiero de la vida, para mí, para todos, que son colectivas y tienen que pasar por lo colectivo y eso tiene un peso súper importante. Darse cuenta que es de esta forma que quiero hacer todas estas otras cosas de la vida en general

 

Toda la info sobre Barullo acá y el programa completo acá