Paysandú: marcha en defensa del Acuífero Guaraní

Nota y foto: SdR/ Arianne Garreta - Micaela Raimondo
En medio de la ruta 26 que cruza varios departamentos del Uruguay se encontraba una minivan llena de gente con ideales comunes de preservar nuestros paisajes y riquezas naturales. Acompañados por la música de Mercedes Sosa y Zitarrosa llegamos al lugar. En la inmensidad del campo frenó la combi, el sol brillaba en lo más alto del día del mes de gosto encandilando las caras de todos los presentes que iban llegando de a poco, con múltiples banderas de diferentes colores y nombres, banderas que se empezaban a unir por una causa común, defender el Acuífero Guaraní.

La tierra no se vende, se defiende

A las 15 horas aproximadamente los vehículos comenzaron a marchar con vecinos que acompañaban, caminando al paso, el recorrido de unos 11 kilómetros. La marcha se hizo ágil y ameno, el ambiente era de suma tranquilidad y las caras de los que estaban allí revelaban paz y orgullo por la lucha llevada a cabo durante tantos años defendiendo nuestro medio ambiente.

Cuchilla del Fuego, en el departamento de Paysandú, es una de las locaciones elegidas por la empresa Schuepbach Energy para hacer perforaciones. Este fue el punto de encuentro de la marcha para proceder con la lectura de la proclama en defensa del Acuífero Guaraní. Sonaron los himnos patrios de Uruguay y los países vecinos que conforman la región del acuífero, y las más de 200 personas que acudieron los entonaron; este encuentro no supo de diferencias entre naciones y sin duda para los que acudimos allí no fue un día como otros. Participaron : Uruguay Libre de Megaminería , Entre Ríos Libre de Fracking, Paysandú Nuestro, Asamblea Ciudadana de Concordia, Gensa Paysandú, Amigos del viento, FEUU, Asamblea por el Agua, Un concierto por el agua, Asamblea del Callejón, entre otros movimientos ambientalistas.

Algunos de los integrantes de Uruguay Libre de Megaminería, con los que emprendimos el viaje desde Montevideo, estaban realmente preocupados por la situación de esta multinacional. Comentaron que las autoridades ocultan información y no permiten tener instancias de diálogo. La ciudadanía está demandando respuestas, ya que los relatos que justifican los hechos de las explosiones generan dudas a los vecinos, explicaron. Las instalaciones de Schuepbach Energy está situada a 60 km de la localidad de Tambores. Allí, en los hogares de los vecinos, las paredes tiemblan de vez en cuando y las autoridades acusan a las canteras cercanas (explotación minera pequeña) como causantes de estos hechos, dejando entrever que ocultan cosas permanentemente. Durante el viaje y a lo largo de la marcha SdR conversó con Iván Kortyz, Renán Coitinho Barbosa , Elena Scognamiglio, Ana María Arrieta, Víctor Bachetta, Noel Mendez, Pancho, Daniel Hardy Coll y Mara Guidaí.

Estos grupos ambientalistas buscan erradicar del país la técnica de la fractura hidráulica más conocida como “Fracking”. Sosienen que la Dirección Nacional de Medio Ambiente (DINAMA) no puede probar que el fracking no se está aplicando, ya que realiza dos únicos controles en la perforación, que no significan una garantía de que no se emplee este método.

La autorización ministerial expresa que en medio de los dos controles de la DINAMA, uno al principio y otro al finalizar la perforación, no existe ninguna inspección más, a menos que suceda algo inusual y provoque que las autoridades acudan al lugar. Esto sucedió el mes pasado con Schuepbach Energy, donde se suspendieron las perforaciones por 15 días y la población no sabe por qué motivos sucedió esto, ya que no hubo explicación oficial. El conocimiento geológico de esta zona de nuestro país establece que existen fracturas naturales; si se llegara a usar “fracking” se corre el riesgo de que ocurran sismos, y estas fracturas naturales podrían entran en contacto con los productos químicos que se usan en ese tipo de perforaciones. La realidad es que, si existen probabilidades de que hayan hidrocarburos en este lugar, son solo recuperables a través del fracking. El conocimiento de ese peligro es lo que más preocupa a los militantes de Uruguay Libre y a los pobladores.

Javier Dalmás, integrante de Paysandú Nuestro, expreso a SdR que “somos un grupo de ciudadanos sanduceros preocupados por problemas socio ambientales. Cuando nos enteramos de los contratos firmados entre ANCAP y la petrolera, empezamos a estudiar el tema y nos preocupa que se use esta técnica, llamada fracking, que es sumamente agresiva para el medio ambiente con un alto impacto social (…)  Lo grave aquí es lo potencial, lo que hay detrás de todo esto y la posibilidad de desarrollo de estas maniobras y su impacto masivo. Por eso estamos detrás de una ley nacional de prohibición del Fracking”.

Con un estado de ánimo pacífico avanzamos juntando piedritas y contemplando el paisaje, como parte de aquella columna. Llegando la marcha al lugar de la perforación ya se veía el despliegue de todas las personas que estaban trabajando en ese momento en las instalaciones de la empresa y también la custodia policial desplegada. En medio de un silencio profundo, mientras las personas dejaban sus pancartas y mensajes en el alambrado que la empresa instaló cortando la visual del majestuoso paisaje, se procedió a leer la proclama. Después, los cánticos de protesta inundaron el espacio, acompañado con palmas donde los que marchaban hacían sus fervientes denuncias.

"Nos hemos reunido hoy aquí, en Cuchilla del fuego del departamento de Paysandù de la República Oriental del Uruguay, porque el sistema Acuífero Guaraní está siendo agredido por las perforaciones de una empresa petrolera y amenazado por la contaminación química y radioactiva que se puede provocar. El acuífero, compartido por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, es una de las mayores reservas de agua dulce y la más extensa de la tierra, su volumen de agua es suficiente para abastecer a toda la población humana del planeta durante 200 años (…)

El problema se origina en 2012 con la firma de Ancap de contratos por treinta años con la empresa norteamericana Schuepbach Energy, controlada desde fines del 2013, como accionista principal, por la australiana Petrel Energy, para extracción de hidrocarburos convencionales y no convencionales, es decir, fracking. Las concesiones a esta empresa se dan en un ámbito de total hermetismo, negándose a todos los uruguayos la posibilidad de tener audiencias públicas donde puedan informarse y plantear sus dudas u opiniones. Hubo que recurrir a la justicia para conocer el contenido de los contratos (..)

Hay preocupación por el destino de los lodos de la perforación, ya que han sido calificados por los jerarcas como inocuos unas veces, o como tóxicos otras, y en realidad, según el informe ambiental, presentado por la empresa ante la DINAMA, se trata de residuos peligrosos que requieren un tratamiento y exposición final especiales (..)

Antes que sea tarde, en Uruguay necesitamos una ley de prohibición del fracking pues la exploración de hidrocarburos por fractura hidráulica pone en peligro la mayor riqueza del Uruguay que es la tierra y el agua (…) Conservamos la esperanza de que los gobernantes de estos cuatro países dejen de pensar tanto en las próximas elecciones para actuar decididamente como estadistas, pensando en las próximas generaciones y en la preservación de nuestros bienes comunes naturales. Nosotros estamos decididos a movilizarnos hasta que se detengan estas actividades. Por la vida defendamos el Acuífero Guaraní. (Extracto de la Proclama leída en la marcha)

Mientras se leía la proclama, personal jerárquico de Schuepbach Energy tuvo innegables actitudes de burlas y falta de respeto hacia los manifestantes. Ya pasadas las 16:30 horas, todos los que formaban parte de esta marcha se fueron retirando lentamente del predio, con una sensación de satisfacción del deber cumplido. Cuando caía la tarde emprendimos ruta hacia Montevideo junto con los integrantes de Uruguay libre de Megaminería.

Nota publicada en sdr.liccom.edu.uy