Si hay recorte hay lucha

Zur / Foto: Affur
Nos encontramos ante una nueva rendición de cuentas; una propuesta a través de la cual el gobierno propone recortes presupuestales que eliminan casi todos los fondos destinados principalmente a salud y educación en 2017. Ante esta situación y la declaración en conflicto de la asociación de funcionarios de la Udelar (AFFUR), ZUR conversó con el sindicato sobre los impactos que esto tendría para la Universidad de ser confirmado.

El ajuste integrado en rendición de cuentas disminuye drásticamente el presupuesto asignado previamente por el propio poder ejecutivo para la Universidad de la República ¿Cuál es la valoración que realiza AFFUR sobre el mismo? y ¿cómo se explica el trato diferencial en términos de recorte hacia la Udelar en comparación a otros sectores de la educación?

En esta rendición de cuentas el gobierno propone un recorte presupuestal que impacta fundamentalmente a la Educación y la Salud. Más precisamente, el 80% del recorte propuesto afecta a la educación y la salud, y más de la mitad afecta a la educación exclusivamente. Este tipo de políticas, que resienten la participación de la educación y salud en el presupuesto nacional fueron, y evidentemente siguen siendo, la respuesta inicial a los escenarios de recesión, crisis y ajuste.

La Universidad elaboró una solicitud presupuestal de acuerdo a los compromisos electorales del partido de gobierno, que proponían alcanzar un 6% de PBI en Educación y un 1% del PBI en Investigación e Innovación hacia el final del período. De la propuesta presentada para los dos primeros años por parte de la Udelar, el gobierno asignó solamente un tercio en la Ley de Presupuesto votada el año pasado. Ahí sufrimos un primer recorte.

Este año el gobierno propone recortar a la Universidad todo el incremento para el 2017 que había votado el año pasado en la Ley de Presupuesto. Este recorte tiene múltiples consecuencias pues recorta todo el incremento de la masa salarial (docente y no docente), desconociendo los acuerdos alcanzados en el marco de la negociación colectiva. Recorta el incremento previsto para fortalecer la investigación. Recorta partidas destinadas al Hospital de Clínicas resintiendo la atención en salud que ofrece la universidad -qué decir acerca de las carencias materiales a las que es sometido el hospital universitario-. Además, el recorte tendrá consecuencias indirectas generando enormes dificultades en lo referido a becas estudiantiles y dejando a la Udelar sin margen de maniobra en la concreción de políticas que atiendan los procesos de masificación estudiantil.

Por último, la Udelar ha crecido mucho estos años hacia el interior, ha aumentado la matrícula estudiantil, ha incrementado la oferta de carreras de grado y posgrado, es responsable del 80% de la investigación del país, es la principal institución de formación universitaria y ha rendido cuentas detalladamente de sus logros y sus dificultades. En este sentido es muy difícil explicar las razones de un recorte presupuestal de todo el incremento previsto para el 2017.

Más allá de qué entidad resulta más perjudicada por los recortes, uno se pregunta cuáles son las prioridades políticas del gobierno al proponer una rendición de cuentas con estas características. ¿El gobierno ya abandonó absolutamente sus compromisos programáticos y utilizará los salarios y los recursos de salud y educación como variables del ajuste? Nosotros creemos que en el país hay recursos para financiar la educación, la salud y la vivienda, pero está concentrado en pocas manos y muchas veces goza de exoneraciones fiscales.

¿Cuál es el impacto concreto que tiene dicho recorte para los funcionarios de la Udelar? ¿Los recursos que se pretenden quitar qué necesidades cubrían?

Cuando decimos que se recorta la masa salarial no hacemos referencia solamente a incrementos salariales, sino también a la posibilidad de concursar y a la creación de nuevos cargos. Desde AFFUR y UTHC (Unión de Trabajadores del Hospital de Clínicas) alcanzamos un acuerdo el año pasado por el que priorizamos el crecimiento de los salarios más sumergidos, así como también un compromiso de incrementar significativamente el salario de ingreso hacia el final del período. Esta propuesta de rendición de cuentas desconoce la negociación colectiva en la Udelar.

Impacta sobre el derecho a concursar para ascender en la carrera funcional, tema sobre el cual ya habían acuerdos de priorizar los concursos en los escalafones más postergados. Para poner blanco sobre negro, l@s auxiliares de enfermería hace tres décadas que no tienen la posibilidad de tener concursos de ascenso, es decir se podrían jubilar sin tener la posibilidad de ascender durante toda su carrera. Pero fuera de este extremo la Universidad tiene una deuda pendiente con varios escalafones en materia de concursos.

Impacta sobre la posibilidad de crear cargos. Como comenté anteriormente la Universidad ha crecido. En muchas facultades y en muchos servicios, estamos atendiendo a más estudiantes y docentes sin que la cantidad de funcionarios se acople a estos cambios. Aún más delicada es la situación en el interior del país donde se han inaugurado centros universitarios que no cuentan con la cantidad necesaria de funcionarios para las tareas de seguridad, limpieza, mantenimiento y administración, sobrecargando a las trabajadoras y trabajadores.

Impacta sobre las condiciones de trabajo. En la Udelar hay gigantescas desigualdades internas en materia de condiciones de trabajo. En algunos centros hemos logrado significativos avances conquistados a través de la negociación colectiva a nivel de los servicios, pero todavía queda muchísimo por avanzar.

Y este recorte impacta duramente sobre el Hospital de Clínicas, que tiene enormes dificultades para llegar a fin de año con los recursos asignados.

Frente al estancamiento de la economía y la consiguiente reducción de la recaudación del Estado. Para AFFUR ¿Qué alternativas existen para mantener y aumentar la inversión en educación?

Naturalmente nos encontramos frente a un nuevo escenario económico y no es lo mismo repartir el crecimiento que redistribuir la riqueza. Pero el mismo Rector de la Udelar declaró que el déficit fiscal no se resuelve con esta quita a la Universidad.

Desde el movimiento sindical insistimos con la necesidad de que se garanticen los recursos para la salud, la vivienda, la educación y la inversión pública aumentando la carga tributaria sobre el capital y sobre las ganancias extraordinarias de algunos sectores que se beneficiaron del crecimiento económico y hoy pretenden que la crisis la paguemos como siempre l@s trabajador@s.

En ese sentido hay un conjunto de alternativas que van desde aumentar las tasas del Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE), aumentar las tasas del Impuesto al Patrimonio y de esa forma mejorar la justicia en la recaudación. Hoy en día la participación de los impuestos al trabajo son del 72% y la de los impuestos al capital son del 28%. Además hay mucho para discutir, si existe voluntad política para cumplir con los compromisos relacionados al gasto en educación, acerca de las exoneraciones fiscales (fundamentalmente la Ley de Protección de Inversiones y las zonas francas), que en su conjunto rondan el 6% de PBI.

Además de las exoneraciones fiscales hay subvenciones que entendemos necesario revisar, como la que recibe Hípica Rioplatense, provenientes de las ganancias de los casinos por recursos equivalentes a los que hoy se plantea recortar a la Universidad.

Frente al escenario actual, ¿cuáles son la medidas adoptadas por AFFUR y el resto de los integrantes de la intergremial universitaria?

AFFUR se ha declarado en conflicto y viene desarrollando un conjunto de movilizaciones convocando a la intergremial universitaria.

La semana pasada, junto con la intergremial instalamos una tijera gigante en la explanada de la universidad y realizamos una gira por el interior del país. Visitamos los centros universitarios, difundimos el conflicto en los medios de comunicación locales, nos entrevistamos con diputados de los distintos partidos y realizamos charlas sobre el recorte presupuestal.

Esta semana AFFUR realizará un paro de 24 horas a partir del miércoles a las 10:00 horas y concentraremos en el Palacio Legislativo, donde la Comisión de Presupuesto Integrada con Hacienda de la Cámara de Diputados estará votando la propuesta de rendición de cuentas.

Por último estamos convocando junto con la intergremial universitaria a una gran movilización el próximo 9 de agosto a las 17:30 horas en la explanada de la Universidad donde convocamos a la sociedad en su conjunto para decir en voz clara y fuerte que nos oponemos a estos recortes.