Temer declara la guerra al pueblo

Jornalistas Livres* / Foto: Tiago Macambira
El gobierno de Temer mostró su verdadero rostro. Con un decreto firmado hace poco, convocó a las Fuerzas Armadas para reprimir manifestaciones. Además de una máquina de corrupción, el usurpador de Planalto evidenció que dirige una máquina de guerra contra el pueblo.

Más de cien mil personas se reunían pacíficamente en Brasilia ayer pidiendo la renuncia del fantoche, elecciones directas y dando un ruidoso “no” a las reformas que liquidan las jubilaciones y los derechos de los trabajadores. ¿Qué encontraron? Soldados armados hasta los dientes y dispuestos a atacar una manifestación democrática.

Hubo decenas de heridos. Al menos uno de ellos fue alcanzado por una bala y debió ser hospitalizado. Bombas de gas y de efecto (in)moral fueron disparadas sin cesar contra trabajadores y jóvenes desarmados. Un escenario típico de los tiempos de dictadura militar.

Temer y su pandilla no tienen condiciones para continuar en el poder. Su ofensiva contra la manifestación de ayer no deja lugar a dudas. Cada vez más, el gobierno golpista solo puede recurrir a la represión. No hay argumento capaz, en una democracia, de defender ni un día más a un mandatario embarrado de pies a cabeza por la corrupción explícita y teñido de sangre de manifestantes.

La permanencia en Planalto de este fantoche al servicio de intereses reaccionarios es una verdadera provocación al pueblo brasileño. Los números no mienten: 14 millones de desempleados, millones de familias desesperadas, miles de empresas cerrando, incumplimientos prolongados. Y ahora, represión cobarde en gran escala. Todo esto obra de una administración ilegítima y desmoralizada incluso entre quienes se embarcaron en la aventura golpista.

La tragedia vista en Brasilia ayer es una nueva señal de que la movilización popular es el verdadero enemigo de los poderosos. La conspiración para imponer un presidente electo indirectamente por este Congreso no representa, ni de lejos, una salida para el país. Más que nunca, es hora de salir a las calles y gritar ¡fora Temer! ¡elecciones directas ya!


*Traducción de Victoria Furtado para Zur

Etiquetas: