Tiempos de revuelta

Gustavo Esteva / foto: razacomica.cl
Columna de Gustavo Esteva para La Jornada (México) sobre la ola de revueltas que sacuden al mundo.

El mundo cae a pedazos a nuestro derredor.

Algunos huyen. Otros se enconchan, buscando que no los aplaste uno de los pedazos. Muchos cierran los ojos para no ver lo que pasa. Pero la mayoría está en revuelta, particularmente ellas.

A ras del suelo, en los abajos, tres palabras definen el estado de ánimo: asombro, indignación, esperanza.

Las revueltas son tan extendidas como confusas. No sale un mensaje claro de calles y plazas recuperadas, pero en todas se manifiesta el hartazgo generalizado con el estado de cosas. El protagonismo de las mujeres y la inspiración de los pueblos originarios renuevan una antigua tradición de América Latina, cuando mujeres indígenas encabezaron muchas rebeliones. Y están siempre los y las jóvenes, con los más diversos impulsos y reivindicaciones.

Hay quienes buscan cambios dentro del sistema dominante: sustituir funcionarios, modificar leyes, restructurar instituciones… Recuerdan los buenos tiempos y las ilusiones de ayer. La revuelta toma entonces expresión electoral o se expresa en demandas puntuales. Las movilizaciones en la República Checa o Hungría, por ejemplo, quieren la democracia liberal que soñaron al salir de la pesadilla autoritaria y les escamotearon los autócratas. En Argentina buscan recuperar lo que tenían antes del horror Macri; quizá se llevarán una sorpresa con lo que obtuvieron. Reajustes como esos resultan muy ambiguos.

Abajo prevalece otra actitud. ¡La calle para siempre!, dicen en Colombia. Se concentran en consejos y asambleas, aunque de paso ganen algunas alcaldías y se enfrenten a la policía. Han perdido toda confianza en el régimen político. No creen que sustituir funcionarios o partidos o reformar leyes o instituciones puedan remediar lo que ocurre. Probaron ya ese camino. Aliviar la extrema pobreza, mejorar servicios públicos y recuperar bienes sociales tiene sin duda sentido. Pero no al precio de mantener el mismo patrón destructivo del sistema dominante, el extractivismo y la depredación de la naturaleza y el rechazo de los empeños autónomos. El leninismo neoliberal no despierta ya entusiasmo. Tampoco el capitalismo leninista, a la manera China.

Muchas revueltas de abajo son retorno al presente. No se cuelgan de alguna tierra prometida o de cierta doctrina e ideología que haga del presente un porvenir siempre pospuesto. Construyen hoy, desde la autonomía, otra forma de vivir que se enfrente valientemente a la incertidumbre radical que define la coyuntura. Saben vivir con ella; muchas y muchos vivieron siempre así.

Arriba, en cambio, no se sabe qué hacer ante tal incertidumbre. Quienes acumularon y concentraron una riqueza sin precedente, lo mismo que quienes mantuvieron la operación normal de empresas capitalistasy gobiernos, topan de pronto con los límites del sistema. Enfrentan obstáculos e imposibilidades del despojo destructivo al que se dedican, lo mismo que la creciente resistencia de abajo. Intuyen la fragilidad del edificio. Quienes se acostumbraron a ejercer el poder político para sus propios fines observan con asombro y preocupación cómo lo pierden: ya no les hacen caso. Recurren a la fuerza para tratar de reconquistarlo y les perturba mucho que hacerlo resulte contraproducente: pierden así el que les quedaba.Unos y otros, los dueños del dinero y los administradores gubernamentales a su servicio, cada cual a su manera, apelan a todas las formas de la violencia para generar miedo. Intentan producir parálisis mediante la acumulación de sufrimiento y horror, como hicieron los nazis en los años treinta y nos acaba de recordar Javier Sicilia.

Ante las revueltas de abajo, las de arriba generan formas sociales y políticas que imitan una aberración de la naturaleza: los cuerpos de gallinas que caminan un trecho, sin sentido alguno, cuando se les corta de tajo la cabeza. Los golpes de Estado, particularmente en América Latina, no pueden ya seguir los guiones convencionales. Los de arriba están claramente desconcertados, en el doble sentido del término: no logran concertarse, articular entre todos la acción, y muestran confusión, turbación, desgobierno…

Las revueltas de arriba resultan especialmente peligrosas. Esas gallinas sin cabeza están arrasando todo a su paso. El pánico es mal consejero. La falta de coherencia y concertación de corporaciones y gobiernos amplía su uso arbitrario de la violencia, aunque ya no logre propósito alguno. Las pestes que emanan del cadáver de los estados-nación causan inmensos daños. Uno de sus efectos más graves es fragmentar, individualizar, debilitar el tejido social, provocar enfrentamientos entre hermanos y hermanas.

El miedo se extiende. No anda en burro. Hay razones para sentirlo ante tantas amenazas y violencias. Pero las revueltas de abajo están demostrando que es posible abrazarlo.

Cuando esas valientes mujeres que encabezan movilizaciones se abrazan ante la policía, pueden decir de nuevo: Nos quitaron tanto que hasta el miedo nos quitaron.

gustavoesteva@gmail.com

Publicada en La Jornada

También les invitamos a leer la anterior columna aquí